HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 09:18 CET
Sábado, 26/05/2018

Andalucía más que verde

Andalucía, despierta

La verdad es que hablar de Andalucía no es fácil, menos escribir sobre ella. Es una tierra inmensa, por su superficie y por quiénes la habitamos

La verdad es que hablar de Andalucía no es fácil, menos escribir sobre ella. Es una tierra inmensa, por su superficie y por quiénes la habitamos. Una tierra llena de historias y de historia. El lugar donde vivimos. Una tierra mágica que ha inspirado a muchas personas a lo largo de los años.

Andalucía es tierra de Cultura con mayúsculas, cuna de dos premios Nobel de Literatura que estoy seguro que hubieran sido tres si las balas no hubieran hablado aquel 18 de agosto del 36. Andalucía está escrita en verso, en prosa, en obras de teatro. Sin embargo, hay quien se empeña en que Andalucía se escriba con sangre de animales inocentes sobre el albero de una plaza.

Andalucía es tierra de naturaleza, es una suerte de complejas y caprichosas formas del relieve, que se han ido forjando desde el primer momento y que gracias a sus características se ha ido habitando por una gran diversidad de seres vivos que le hacen ser la comunidad con mayor superficie protegida, con espacios únicos a nivel mundial. Pero a pesar de esto se sigue dando la espalda al cuidado de los recursos naturales y se apuesta por un modelo económico obsoleto que la desangra.

Andalucía es una tierra de contrastes culturales, ejemplo de convivencia, de pluralidad y de respeto. Somos la puerta de entrada a miles de personas que cada año vienen buscando un futuro mejor, somos tierra de acogida. Muestra de ello son nuestros importantes monumentos, patrimonio de la humanidad, que recorren nuestra  historia desde el principio de los tiempos.

Andalucía es tierra de agricultura, de personas que con sus manos dibujan nuestro paisaje. Navegantes de un mar de olivos. ¿Qué será de este mar cuando se acabe la última gota de agua?

Andalucía es tierra de universidades, de investigación, de ciencia. En las universidades españolas se realizan importantes descubrimientos, tenemos un gran talento investigador. Pero la realidad es que un gran número de los y las científicas del futuro ahora mismo están sirviendo cervezas tras la barra de algún bar o viajando hacia países donde se les valore. Se está matando la ciencia, se está matando la ilusión.

Andalucía es tierra de honradez, de personas que se levantan muy temprano para trabajar, para abrir sus negocios, para cuidar de sus familias. Aunque la clase política que nos gobierna ere que ere se haya dedicado a dilapidar nuestros impuestos.

Andalucía es tierra de tren. Medio de transporte que ha marcado la vida de muchas personas, que ha unido territorios y permitido el paso de mercancías. Y lo seguirá siendo, pese a algún que otro pájaro.

Andalucía es tierra de sanidad, tierra de grandes hospitales y profesionales. Aunque uno de cada diez no esté en nuestros centros de salud, porque cada día hay menos camas y recursos. Nos están robando nuestra salud para venderla a manos privadas. Queremos que nuestras enfermeras y médicas vuelvan, queremos que las plantas que se han cerrado se vuelvan a abrir, porque Andalucía se merece una sanidad pública y gratuita de primer nivel.

Andalucía es tierra de escuelas, de docentes que se preocupan por la educación de todas las personas que llegan a sus manos. De docentes que se exprimen para acceder a la educación pública y hacer una imprescindible labor social. Como decía antes, Andalucía es tierra de contrastes donde se cierran escuelas públicas para abrir privadas con nuestro dinero. Donde el avance del cambio climático y el mal diseño de nuestras escuelas hacen que las aulas se conviertan en verdaderas saunas cada primavera.

En Andalucía se ha de producir una auténtica transformación en lo público, pero lo que no debe cambiar es la actitud de pueblo valiente y trabajador que vela por sus derechos y por vivir en una tierra cada día más justa. Sin el pueblo andaluz los representantes de hoy y de mañana no seremos nada. Nunca más un gobierno que dé la espalda a su pueblo y a sus recursos naturales. Andalucía, salgamos a la calle el próximo 28F para celebrar lo que somos y reivindicar lo que queremos ser: una tierra de futuro y dignidad que respeta su naturaleza y a sus gentes.

Francisco Sánchez Molina

Coportavoz EQUO Andalucía Verdes

COMENTARIOS