Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 09/12/2021  

Almería

Juzgan a un pediatra ya condenado por abusos por agredir sexualmente a un menor en Almería

La Audiencia Provincial de Almería acoge el miércoles la vista oral contra Carlos Alexander R.L., un pediatra que ya fue condenado a 26 años y medio de prisión

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Audiencia de Almería.

La Audiencia Provincial de Almería acoge el miércoles la vista oral contra Carlos Alexander R.L., un pediatra que ya fue condenado a 26 años y medio de prisión por abusos a niños de entre cuatro y once años, por la presunta agresión sexual a otro menor en Roquetas de Mar (Almería).

La Fiscalía de Almería ha interesado para este pediatra colombiano una pena de 12 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual, por el que también reclama que se le prohíba comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros de la presunta víctima durante 15 años.

Además, solicita que le sean impuestos 7 años de libertad vigilada, que se le inhabilite durante 16 años para cualquier profesión u oficio que comporte un contacto regular con menores, y que abone una indemnización de 15.000 euros.

La calificación del fiscal, a la que ha tenido acceso Efe, sostiene que el pediatra residió en el verano de 2011 en Roquetas de Mar junto a dos menores a los que presentaba como "sus hijos" y que no han podido ser identificados.

"Movido por un ánimo lúbrico y prevaliéndose" de la amistad de dichos niños con un menor de 9 años, fue "ganándose poco a poco su confianza" con juegos en la piscina, paseos por el parque o excursiones en bicicleta.

De esta forma, según el Ministerio Público, cierto día le propuso al niño subir a su domicilio para jugar a la consola, y cuando éste se encontraba con los otros dos menores realizando esta actividad, les propuso juegos de "índole sexual" aprovechando "la corta edad" de éstos.

El fiscal añade que además les proponía distintas prácticas sexuales, afirmando a la víctima que "no era nada malo" pero que no le contase nada a su familia porque era un "juego" y un "secreto entre ellos". Estas prácticas se habrían repetido en varias ocasiones a lo largo de dicho verano.

En su escrito, el fiscal apunta que el menor presenta diferentes síntomas compatibles con una situación de violencia sexual, provocados presuntamente por el acusado.

En marzo de 2019, Carlos Alexander aceptó una pena de 26 años y medio de cárcel tras reconocer los hechos y pedir disculpas a las familias afectadas y a la suya, afirmando ante los magistrados de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que se trataba de una situación "engorrosa".

En ese caso, admitió el relato del fiscal, que relataba cómo el procesado ejerció como pediatra para el Servicio Andaluz de Salud (SAS) a partir del 10 de marzo de 2008 en varios centros de salud, entre otros los de los municipios almerienses de Huércal-Overa, Pulpí y Vera.

El hombre establecía confianza con las madres de los niños que acudían a su consulta, en la mayoría de los casos de nacionalidad colombiana como él, y conseguía su consentimiento para llevarse a sus hijos a pasar una tarde o un día a su domicilio en Roquetas de Mar, donde abusaba de ellos.

Reconoció distintos casos de abusos a niños de entre cuatro y once años, a los que realizaba tocamientos, los besaba y se acostaba desnudo con ellos.

También abusó de un menor de 6 años que vivía con él porque su madre había comenzado a trabajar en su vivienda como empleada del hogar, así como de otro de 11 años que pasaba los fines de semana con él pese a estar ingresado en un centro de menores.

En marzo de 2014, el Consejo de Ministros reclamó la extradición de este pediatra, detenido poco antes en Colombia, para poder ser juzgado en Almería.

Según la referencia del Consejo de Ministros, tras la denuncia de la madre de un menor, las investigaciones policiales determinaron que el pediatra habría abusado sexualmente de cuatro niños de edades comprendidas entre los siete y once años.

El pediatra poseía desde 2008 una autorización de residencia temporal en España y en 2010 solicitó un trámite de nacionalidad, mientras que en 2012 se le concedió una residencia de larga duración.

En Colombia, según la Policía, el médico tenía abierto un proceso judicial en su contra por haber abusado sexualmente de varios de sus pacientes durante el tiempo en trabajó como médico rural en el municipio de Páez en el departamento de Boyacá (centro).

TE RECOMENDAMOS