Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 25/05/2022  

Almería

Obispado busca una salida "dialogada" por los salones parroquiales de Topares

"Creemos que es el modo en el que los cristianos hemos de resolver nuestras diferencias y así estamos dispuestos a hacerlo", añade la diócesis

Publicidad AiPublicidad Ai
  • Tribunales.

El Obispado de Almería ha convocado este viernes una reunión a los vecinos de la pedanía de Topares, en Vélez Blanco, implicados en el "conflicto" por el uso y el usufructo de los locales que, según mantiene, "pertenecen a la parroquia" para buscar un "acuerdo dialogado" que permita "retirar" la demanda interpuesta por la diócesis en un juzgado de primera instancia.

En un comunicado, señala que la intención es que "nos sentemos a hablar y podamos llegar a un entendimiento" si bien remarca que, desde el Obispado, se ha "invitado" en "varias" ocasiones "al diálogo", sin que este "haya sido posible".

"Creemos que es el modo en el que los cristianos hemos de resolver nuestras diferencias y así estamos dispuestos a hacerlo", añade la diócesis almeriense, que expresa su voluntad de "retirar" la vía judicial emprendida hace meses ante el Juzgado de Primaria Instancia e Instrucción de Vélez Blanco.

En un escrito publicado este mismo miércoles, el vicario general, Ignacio López, considera que "no hay duda" de que los locales objeto del litigio pertenecen a la Parroquia de Nuestra Señora de las Nieves, "por tanto, al Obispado de Almería" y de que están "administrados" por una hermandad que "los alquila a otras personas sin la aprobación expresa propietario".

En concreto, se encuentran en el terreno que ocupaba el antiguo cementerio parroquial y que fue trasladado fuera del núcleo urbano a mediados del siglo XX y están formados por el salón parroquial que actualmente se utiliza como bar bajo el nombre de "El Corralillo"; la casa parroquial que se usa como tanatorio; y el antiguo teleclub que lo conforman, en la planta baja, una oficina bancaria de Unicaja y, en el piso superior, una peluquería.

"Todos estos locales siempre han pertenecido al Obispado, algo que nunca se había discutido en el pueblo hasta este pasado verano, ya que la propiedad aparece en el Catastro, al menos, desde el año 1993", apunta el vicaria general, quien remarca que es "mucho antes" de la reforma legislativa que permitió "las famosas inmatriculaciones hasta el año 2015".

López Román reconoce la existencia de un contrato de 2007 firmado por un particular como presidente-pepresentante de la Hermandad de Ánimas de Topares por el que se alquila en régimen de arrendamiento de local de negocio el salón que es utilizado como bar "a otro señor cuyo nombre no es relevante en este momento".

Explica que en dicho contrato se afirma en el punto tercero que el arrendatario declara conocer y someterse a las normas y estatutos de esta Hermandad de Ánimas y que no es propietaria del local, "sino una mera administradora, correspondiéndole la propiedad del mismo al Obispado de Almería".

El vicario general reitera que no hay "duda" de que los locales, cuyo impulso por parte de los vecinos de Topares cuestiona, se levantaron en un terreno propiedad de la Parroquia y subraya que se financiaron "al menos que se tenga constancia, la actual casa parroquial que tiene el uso de tanatorio, con la venta de la antigua casa parroquial en 1998".

"Nadie pone en duda la participación y colaboración de todos los vecinos de Topares en dichas edificaciones", asegura no sin afear que desde hace "varios años se estén usando unilateralmente por una hermandad a su libre arbitrio" y que los esté "alquilando estableciendo contratos con una contrapartida económica".

SITUACIÓN "ANÓMALA" EN LA QUE HAY QUE "PONER ORDEN"

Indica el vicario general es su escrito público que, aunque "es cierto que no son grandes cantidades, y nadie se hace rico", sí se trata de una "situación, al menos, anómala" ya que, según desgrana, la Hermandad de Ánimas de Topares "no tiene entidad jurídica reconocida ni en este Obispado ni fuera de él, ya que carece de unos Estatutos actualizados, al menos, desde el siglo XIX" y, además, "no posee ninguna existencia jurídica, pese a lo que está alquilando salones que no son de su propiedad y está percibiendo un dinero por ello".

En relato de la actuación de la diócesis para "poner orden", señala que, en julio de 2021, se envió un burofax "a las personas implicadas en este asunto en el que les comunicamos que era deseo del Obispado regularizar las distintas ocupaciones en los inmuebles propiedad de la Parroquia de Nuestra Señora de las Nieves y les dimos plazo de un mes para sentarnos a dialogar".

"En ningún momento nos planteamos echar a nadie ni cerrar ningún local ni vender ninguna propiedad, tan solo pretendíamos regularizar las situaciones que, a nuestro entender, se estaban dando de forma anómala", traslada López Román, quien tilda de irremediable la interposición de "denuncia ante la justicia" ante la falta de respuesta.

El vicario general sostiene que "en ningún momento" han abandonado la propuesta de "solución dialogada" y revela que el 2 de enero se desplazó a Topares acompañado por el párroco para durante "más de dos horas explicar que el Obispado no tiene intención de vender ni pretende echar a nadie cerrando aquellos locales" y "advertir la necesidad de dar legalidad a la situación en la gestión que la llamada Hermandad de Ánimas viene realizando".

"No obteniendo el resultado pretendido ya que, o bien, no hubo manera de hacerme entender o no se estaba dispuesto a entender lo que les planteaba, les invité a un nuevo encuentro en Almería donde pudiéramos hablar con calma y solucionar todo este asunto", mantiene en alusión a la reunión programada el viernes.

De cara al encuentro convocado, y tras enfatizar que cree que la justicia "concedería la razón al Obispado" y que parece "la única forma de solucionar" el conflicto, aboga por "convencer y no por vencer".

"Siempre ha habido una fácil y sencilla: primero, reconocer que los inmuebles en cuestión son propiedad del Obispado ya que esto está suficientemente documentado; segundo, que la llamada Hermandad de Ánimas se constituya en una hermandad formalmente, para lo que el Obispado siempre ha estado dispuesto a ayudar y facilitar las gestiones; y tercero, llegar a un acuerdo para que esta pueda seguir gestionando los locales y estos sigan dando un buen servicio al pueblo", expone en su escrito.

CESE DE "INSULTOS Y OFENSAS"

Por último, pide que "desaparezcan y cesen los insultos y ofensas que se están vertiendo a través de redes sociales y mensajes de Whatsapp principalmente sobre el párroco" y defiende que "desde el primer momento, dejó todo este asunto en manos del Obispado y se limita a tratar de servir de la mejor manera posible a las cuatro comunidades que tiene encomendadas, entre ellas Topares".

Al tiempo, concluye lamentando que en los últimos días se hayan visto "incrementadas y enaltecidas" y rechaza que tal y como sostienen quieran "desposeerlos de nada ni impedirles nada".

"Pienso que colaborando todo es posible y todo puede seguir funcionando para el mejor servicio a los vecinos de Topares y su Parroquia. De nada sirve una sentencia favorable si sigue existiendo división y discordias en el pueblo, por lo que, de ahí, que siempre hayamos querido el acuerdo y el entendimiento", finaliza López Román.

TE RECOMENDAMOS