Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 20/05/2022  

Almería

Castala rebrota de sus cenizas un año tras el incendio como espacio de investigación

Una multitud de pequeños pinos de apenas 20 centímetros de altura se extienden con cierta exuberancia a ambos lados de los senderos y caminos del paraje

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Cientos de pinos brotan en el espacio afectado por las llamas en el paraje de Castala, en Berja.

Una multitud de pequeños pinos de apenas 20 centímetros de altura se extienden con cierta exuberancia a ambos lados de los senderos y caminos que recorren el paraje de Castala donde hace justo un año un incendio devoró todo lo que encontró a su paso durante casi cinco días hasta acabar con unas 600 hectáreas de terreno forestal mientras que los vecinos de Berja (Almería) veían cómo la Sierra de Gádor que da cobijo al municipio en su flanco norte se convertía en cenizas ante los esfuerzos del Infoca por sofocar las llamas.

Actualmente, el espacio afectado por el incendio se ha regenerado prácticamente de manera natural aunque su evolución ha sido objeto de estudio a través del proyecto 'Regenera Berja' participado por el Ayuntamiento y la Universidad de Almería, lo que ha brindado oportunidades a la investigación sobre el terreno, un acceso ordenado a la participación ciudadana y sobre todo a una gran campaña de concienciación sobre la necesidad de cuidar el entorno natural.

Testigos de la evolución que experimenta Castala semana a semana son los miembros del club de senderismo 'El Cerezo', que durante el último año han participado además en recuperar las rutas naturales. "El monte bajo se está regenerando prácticamente solo y el bosque de pinos está plagado de árboles pequeñitos", ha asegurado el presidente del club, José López, quien ha lamentado, no obstante, la falta de lluvias en la zona donde se espera contar en breve con un sendero de gran recorrido para completar los circuitos que se ofrecen.

"Poco después del incendio ya crecían miles de pinos, pero la cuestión es si queremos tener de nuevo un pinar denso o buscar un estado de bosque más natural y no un monocultivo de pinos, donde la diversidad no es la misma ni el efecto de la erosión es similar al de un encinar o matorral diverso", ha explicado a Europa Press la directora del Centro de Investigación de Colecciones Científicas de la Universidad de Almería (Cecoual) y coordinadora del proyecto, Esther Giménez Luque.

Los trabajos comenzaron en febrero del pasado año, apenas unos días después de que el fuego quedara extinguido, en parte como forma de dar respuesta a las decenas de voluntarios que llamaron al Consistorio virgitano decididos a repoblar la sierra y hacer que volviera a su estado original. Fue entonces cuando se optó por un proyecto de ciencia ciudadana que facilitara, por un lado, la participación del entorno más cercano en la recuperación del terreno y, por otro lado, investigar el estado y evolución de su biodiversidad.

El desastre natural ha posibilitado el análisis de un incendio forestal en invierno --"mucho más raro en estas latitudes", según los investigadores-- mediante un muestreo efectuado en cuatro parcelas ubicadas en áreas dentro del perímetro afectado y fuera del mismo, con recogidas de especímenes de fauna y flora así como la creación de un banco de semillas, con lo que esta recogida de datos permitirá ahora un análisis detallado en el laboratorio.

Desde la UAL han contado con dos estudiantes en prácticas que hasta finales de diciembre se han encargado de recoger todas las muestras de semillas e invertebrados; un estudio que "llevará meses" aunque de las prospecciones se han advertido ya algunas especies que se desconocían para este territorio.

La colaboración de agentes del Infoca y de Medio Ambiente, de los que han destacado su "buena disposición", ha facilitado además del acceso de estudiantes la instalación y mantenimiento de comedores con cámaras de fototrampeo que se activan con el movimiento para evaluar la fauna, estudiar que aves actúan como dispersores de semillas y hacer una revisión de las especies. "Ya hemos visto cosas curiosas, como la presencia de cárabos de los que solo había una cita en Sierra de Gádor, además de cabras, zorros o gavilanes", ha comentado la investigadora.

La recolección de semillas de árboles y arbustos, que se encuentran en fase de germinación, servirá para una nueva repoblación en otoño con especies propias del lugar, lo que evitará una discordancia genética. No obstante, a finales del pasado noviembre ya se realizó una acción ciudadana con la plantación de cerca de 500 ejemplares de acebuche, morera, almez, álamo blanco, algarrobo, serbal, madroño, coscoja, encina y pino piñonero; una variedad que debido a sus diferentes consistencias pueden actuar de "cortafuegos natural" ante un posible siniestro.

Tanto en la revisión de esta plantación como en la obtención de nuevos árboles que poblarán Castala colaboran de forma activa los 29 alumnos del ciclo formativo de trabajos forestales y de conservación del medio natural del IES Sierra de Gádor, en Berja. "Tenemos 300 algarrobos germinando ya para plantarlos", ha detallado la jefa de departamento del ciclo formativo, Encarnación Villegas, quien ha trabajado con los estudiantes en las tareas de repoblación así como en el georrefernciado, etiquetado y entutorado de árboles, entre otras labores.

Si bien desde el centro educativo han lamentado las consecuencias del incendio, han apreciado las oportunidades formativas surgidas de la gestión posterior. "Los alumnos han aprendido mucho", ha afirmado Villegas ante la labor realizada el pasado y presente curso con los estudiantes en el propio medio natural.

Por su parte, desde la UAL ya trabajan en un ensayo con encinas a través de 2.000 bellotas a plantar en áreas afectadas y no afectadas por el incendio cuya germinación en vivero se ha dividido en plantaciones ordinarias, con sustrato de zeolita y tratamiento a partir de cianobacterias a fin de estudiar el crecimiento de las especies. "Una vez que hayan crecido en primavera se plantarán en distintas parcelas y se comprobará la eficacia de los tratamientos", ha detallado Giménez.

CONCIENCIA Y DIVULGACIÓN DE CONOCIMIENTO

La segunda pata del proyecto se ha basado en la divulgación del conocimiento y de la concienciación ciudadana sobre el cuidado de los bosques y montes, con jornadas de observación en mayo por los senderos que discurren en la zona del Cerezo y del Azogue, parajes que se vieron muy afectados por las llamas, así como las charlas que han tenido lugar en el Teatro Ciudad de Berja-Miguel Salmerón en noviembre con la presencia de expertos como el catedrático de Ecología de la Universidad de Granada, Jorge Castro Gutiérrez, y responsables del Centro Operativo Provincial de Incendios Forestales de Almería.

No obstante, son varios los llamamientos al cuidado de la sierra que aún se realizan por parte de quienes los frecuentan. "Sigue faltando un poco de conciencia en cuanto a la basura. El barranco se ha limpiado por parte de voluntarios y se han arreglado los senderos con carteles por todos sitios que avisan de que no pueden entrar bicicletas ni motos", ha recordado Villegas.

La intención es que el proyecto, que se financia con unos 25.000 de los que la UAL ya ha aportado 15.000 y el Ayuntamiento tiene otros 10.000 comprometidos, se mantenga en el tiempo, según ha confirmado el alcalde de Berja, José Carlos Lupión, para quien el trabajo realizado "va dando sus frutos" por lo que "ya se ve una recuperación de la vegetación y de los suelos dañados", sentido en el ha valorado que vecinos y empresas privadas se hayan "involucrado".

"La naturaleza nos dio una lección con sus mecanismos de autodefensa, y ante una tragedia y un incendio que no fue pequeño, vemos como con un poquito de apoyo se está abriendo camino nuevamente", ha valorado el primer edil quien ha estimado la colaboración hecha por la Universidad y el apoyo brindado por la Junta de Andalucía al igual que la delegada territorial de Desarrollo Sostenible, Raquel Espín. "Hemos participado en la planificación de las repoblaciones desarrolladas hasta el momento, en el seguimiento de la evolución de la zona con nuestros técnicos y en las distintas jornadas de sensibilización ambiental que hemos realizado, ha recordado.

TE RECOMENDAMOS