Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 19/08/2022  

Almería

Asaja dice estar ante la campaña hortofrutícola "más cara de la historia"

Con un coste de 7.700 euros más de media por hectárea de cultivo en el inicio de temporada

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Representantes de Asaja en Almería.

La organización agraria Asaja ha hecho un balance del "complicado" año que ha atravesado el sector agrícola en la provincial fundamentalmente a causa de la "inestabilidad" de los precios en origen, el encarecimiento de los costes y la falta de agua, lo que ha llevado a que la presente campaña hortofrutícola sea la "más cara de la historia", con un coste de 7.700 euros más de media por hectárea de cultivo en el inicio de temporada.

Así lo ha trasladado en una nota el presidente provincial de Asaja, Antonio Navarro, para quien esta situación "lejos de mantenerse parece que seguirá más allá" ante la entrada en vigor de la reforma laboral y la constante subida del SMI, "que ha subido en dos años un 30 por ciento y que lo sitúa como el 45 por ciento del total del coste de una explotación".

A estos elementos, desde la patronal agraria han añadido las negociaciones para la nueva PAC o la repercusión de los acuerdos comerciales en el campo almeriense, que han vuelto a formar parte de la actualidad del sector una vez finalizado el "reconocimiento" a la "labor esencial" ejecutada por el campo durante los momentos "más complicados de la pandemia".

En la última campaña hortícola, según el balance de Asaja, se destaca el estancamiento de los precios medios al productor, con momentos especialmente complicados coincidiendo con el inicio de la campaña de otoño y la primavera, que ha sido "nefasta" para tomate, calabacín, melón o sandía.

En lo que respecta a este primer tramo de la presente campaña, han asegurado que ha habido un "mal inicio generalizado, con precios un 45 por ciento inferiores", si bien a lo largo del mes de noviembre y diciembre las cotizaciones se han mantenido en niveles "aceptables" fundamentalmente debido a las temperaturas durante la noche y a la reducción de oferta de casi todos los productos derivados de la entrada de un clima más frío.

La pérdida de peso del tomate en la provincia de Almería es una "realidad incuestionable" para Asaja, que ve cómo en los últimos nueve años se ha perdido el 16 por ciento de la superficie a causa de la falta de rentabilidad este cultivo derivada de la "imposibilidad de hacer frente a la competencia de países terceros", entre ellos y especialmente Marruecos.

Este aspecto junto a la subida de costes "está provocando esta situación, que ha hecho que la provincia pierda en la última campaña 25 millones de euros en el valor de la producción de tomate", han valorado.

Desde la entidad han insistido nuevamente en la revisión de los acuerdos actuales para adaptarlo a la realidad europea y a los costes de producción. Además de las reivindicaciones en seguridad alimentaria y acuerdos comunitarios, la entidad también ha incidido en la necesidad de agua a través del trasvase Tajo-Segura para el Levante almeriense frente a la falta de alternativas.

Además, han asegurado que "en la nueva PAC sobra ideología" de cara a la aprobación del Plan Estratégico Nacional, que es "donde verdaderamente el sector se la juega y sobre el que tenemos aún bastante incertidumbre".

OTROS SECTORES

Diferente color ha tenido la cosecha de almendro este año 2021, ya que la climatología, en forma de heladas, ha mermado de forma considerable la producción, especialmente en Los Vélez. En cambio y al contrario que ocurría el año pasado, los precios han estado por encima alrededor de un 25 por ciento aunque esta subida no ha permitido paliar las pérdidas provocadas por la reducción en el número de kilos.

El motivo de esta subida de cotizaciones se ha debido a la reducción general de la cosecha en todo el país, y a que grandes exportadores como California también han visto afectada su producción.

La uva de vino ha visto también cómo la sequía ha afectado a la producción, trayendo consigo un descenso del 20 por ciento, situación que también se ha dado en otras zonas productoras españolas y europeas que han tenido una de las menores cosechas de los últimos años.

En cuanto a los cítricos, y tras un primer tramo del año marcado por el incremento de la demanda y el valor a causa del covid-19, el sector ha visto cómo el inicio de esta campaña ha llegado con precios entre un 25 por ciento y un 30 por ciento por debajo del anterior, afectando especialmente a limón y la naranja.

De hecho el limón ha tenido el peor arranque de campaña de los últimos cinco años y la naranja, ha arrancado con cotizaciones unos 30 por ciento inferiores a las del año pasado. En cuanto a producción se ha registrado un aumento de un 14 por ciento.

La masiva presencia de producto procedente de países terceros como Sudáfrica ha motivado la paralización de la demanda en este inicio de cosecha, con la consecuente caída de precios que está afectando particularmente a la naranja y el limón.

En cuanto al cereal, la sequía y la falta de lluvias está siendo "decisiva" para la cosecha de cereal. La escasez de precipitaciones durante la primavera ha provocado que este año la cosecha de cereal se haya visto reducida en la provincia alrededor de un 25 por ciento.

Igualmente el mantenimiento de la situación de sequía durante este otoño, con un septiembre que ha sido un 50 por ciento más seco de lo habitual, ha provocado que muchos agricultores hayan decidido retrasar las siembras e incluso han tenido que hacerlo en seco, lo que sin lugar a dudas puede determinar la nascencia.

Al igual que ha ocurrido en otras cosechas, la producción ha venido marcada por la falta de lluvias, que ha derivado en un descenso de la producción. Sin embargo, debemos destacar que durante la última campaña las cotizaciones en origen se han recuperado alrededor del 30 por ciento, dejando atrás situaciones como las vividas en el período 19-20 con un precio medio que se situaba por debajo de los costes de producción.

La ganadería cierra este año con una situación distinta para los dos principales sectores de la provincia, por un lado, tenemos las producciones de carne en ovino y caprino, que terminan este 2021 con buenos precios en la venta de su producción, sin embargo, el aumento de los costes deja un último sabor agridulce para este sector. Por el lado de la producción de leche, los "irrisorios precios ligados al incremento de los costes dejan otro año para olvidar".

TE RECOMENDAMOS