El tiempo en: Andalucía
Martes 01/12/2020

Alcalá la Real

Mª del Mar Martín: “Hoy el cliente se decanta más por la dieta mediterránea”

Hoy conocemos la trayectoria de otro establecimiento con solera en Alcalá, Pescadería La Tejuela, que lleva cerca de 40 años sirviendo a sus clientes

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Mª Mar Martín, en Pescadería La Tejuela.

Nuestra sección de comercio local está hoy dedicada a un establecimiento con solera en nuestro casco antiguo, como es Pescadería La Tejuela, que cuenta además con un segundo local en calle Belén, número 1. Su actual propietaria, María del Mar Martín, nos cuenta que “siempre he estado relacionada con el comercio de pescado por mis padres que iniciaron esta actividad en los años 70 en las aldeas de Alcalá la Real y en 1984 se instalaron en nuestra localidad en la Calle Real y posteriormente en el año 1990 en la Calle Belén. Por lo tanto yo he crecido alrededor de sardinas, boquerones y demás. Después de acabar mis estudios universitarios y no encontrar trabajo en 2002 y por derroteros de la vida nos decidimos mi marido y yo a iniciar la  actividad por nuestra cuenta, primero de alquiler y después nuestro local propio”.

También el sector de la pescadería ha cambiado a lo largo de este tiempo. “Como consecuencia de la sociedad de estrés en la que vivimos, la forma de comprar ha cambiado bastante. Antes era por kilo y ahora es por cuartos, por piezas y además arreglado. También el cambio de la peseta al euro ha influido bastaste además de las nuevas tecnologías que nos invaden cada día más”. Pero incluso se notan diferencias en lo que el cliente demanda. “Hoy en día, el cliente se cuida comiendo más a la plancha, menos fritos, se decantan más por pescados al horno, es decir se decantan por la dieta mediterránea”.

Cuando preguntamos a María del Mar si la de pescadero es una profesión tan sacrificada como, a priori, puede pensarse, no tiene dudas en corroborarlo. “Imagínate, de martes a sábados todas las noches a las dos de la mañana suena el reloj y arriba sea invierno o verano, tengas más ganas o menos. No puedes acostarte tarde porque la obligación es antes que la devoción . Eso ya durante 20 años camino de 21…”

Y como todo en esta vida, el mundo de la pescadería no se ve ajeno de problemas y amenazas externas. “Principalmente las grandes superficies están haciendo mucho daño. La gente no tiene tiempo de ir a comprar y va a estos lugares y allí lo compran todo y no valoran la atención personalizada que un pequeño comercio te puede ofrecer. Y luego si compran algo en mal estado allí van y te lo cuentan a ti”.

Es inevitable interesarnos sobre la forma en que ha afectado al negocio de María del Mar la actual crisis sanitaria derivada de la epidemia de Covid-19. “Cuando se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, la verdad es que me asusté un poco, pero de momento reaccione y no podía dejar a mi clientela abocada a que comiera carne, legumbres y verdura al no existir un desabastecimiento y las lonjas y los mercados estaban abiertos siendo la única pescadería que ha estado al pie del cañón durante toda la pandemia, repartiendo a través de la web online “Staki” y a través de la página de Facebook que creó el Ayuntamiento en nuestra localidad llevando las compras a domicilio. Y lo más importante, el servicio tan grande prestado y la satisfacción que te queda de ello”.

¿Reitera María del Mar la opinión de los responsables de otros establecimientos que hemos entrevistado en esta sección, y que opinan que el cliente acude más ahora al pequeño comercio local? “Por supuesto, de hecho hay clientes que yo no conocía y ahora vienen a mi negocio, porque para nosotros lo que nos diferencia de los demás es el cariño y el mimo que ponemos en cada venta y con cada cliente y eso se nota”.

En cuanto a la aportación de Staki, María del Mara nos dice que “no conocía este método de venta, me puse en contacto con Nazaret Sáez Cuenca, gerente de Staki, excelente profesional y mejor persona, y de la manera que pudimos debido a las circunstancias de la pandemia me facilitó el trabajo de manera que me fue posible servir a muchas familias que estaban confinadas en Alcalá la Real, sus aldeas y pueblos aledaños. Hoy en día seguimos con esos clientes dando lo mejor de nosotros cada día”.

 

COMENTARIOS