El tiempo en: Andalucía
Viernes 04/12/2020

Alcalá la Real

Policía Local adquiere equipamiento para control de drogas y alcohol

La adquisición de los nuevos equipos para garantizar la seguridad ciudadana ha supuesto un inversión de más de 13.700 euros

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Jefatura de la Policía Local de Alcalá.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Jesús Aguilar, informa que la Policía Local de Alcalá la Real ha adquirido recientemente un etilómetro Dräger 7510, por valor de 7.870,17€, para realizar pruebas de alcohol y un analizador portátil de drogas ALERE DDS2, valorado en 5.868,50€. Ambos equipos serán utilizados para detectar el consumo de estas sustancias en conductores.

En el caso del analizador de drogas, se trata de un test muy rápido y sencillo que, a través de la saliva del conductor, es capaz de detectar en pocos minutos hasta cinco tipos de estupefacientes: cannabis, cocaína, opiáceos, metanfetaminas y anfetaminas. Por su parte, el etilómetro evidencial de alta precisión, es un equipo de tamaño reducido, con una impresora independiente y fácilmente portable. Policía Local llevaba años demandando ambos dispositivos.

Aguilar, ha asegurado que “un 10% de los accidentes de mayor gravedad están relacionados con el consumo de alcohol y otras drogas, por lo que contar con estos detectores supone una herramienta fiable para concienciar a la población de la importancia de no conducir bajo el influjo de estas sustancias que alteran seriamente las capacidades para controlar un vehículo con seguridad”.

Practicada la prueba, si el resultado es positivo en el consumo de algunas de las sustancias mencionadas, se procedería a denunciar al conductor con una multa de hasta 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir. La negativa a someterse a las pruebas de alcohol y drogas son constitutivas de un delito contra la salud vial, castigado con pena de prisión de tres a seis meses, hasta 90 días de trabajos para la comunidad o la privación del derecho a conducir por un periodo de entre uno y cuatro años.

El concejal de Seguridad Ciudadana, sostiene que «la intención de este equipo de gobierno es poder atender las necesidades que desde Policía Local se requieran, para poder desempeñar así su labor de manera más completa y eficiente, un beneficio que redundará tanto en la propia plantilla como en la ciudadanía».

 

 

COMENTARIOS