Actualizado: 21:44 CET
Sábado, 08/08/2020

Alcalá la Real

Seis mentes maravillosas

Marta Pérez, María Fortis, Andrés Barrio, Alicia Gallardo, Lucía García, José Manuel Nieto: han obtenido las mejores notas de Alcalá en la PEvAU 2020

  • De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Marta Pérez, María Fortis, Andrés Barrio, Alicia Gallardo, Lucía García y José Manuel Nieto.

Como cada año por estas fechas, hacemos un homenaje a aquellos alumnos que, gracias a su inteligencia, esfuerzo y constancia, se han alzado con las mejores calificaciones en las recientes pruebas de la PEvAU, los exámenes de acceso a la universidad. En esta ocasión, además, lo han hecho bajo circunstancias especialmente complicadas e inciertas, debido a la epidemia de Covid-19 por la que seguimos viéndonos afectados, por lo que sus logros son aún más meritorios.

El honor de ser la alumna con la mejor calificación de este año en Alcalá en las pruebas de la PEvAU corresponde a Marta Pérez Rodríguez, que ha cursado Bachillerato de Ciencias de la Salud en el IES Alfonso XI. Sus números son poco menos que prodigiosos. Ha logrado una nota final de 13.836, que se encuentra, además, entre las notas más altas de la provincia. Su media en el bachillerato ya casi roza la perfección: 9.836 sobre 10. A la hora de hablar de sí misma, lo que más sorprende de Marta, que cumplió 17 años el pasado febrero, es su humildad. “Me resulta muy complicado definirme a mí misma, más que nada porque supongo que lo que se espera que haga es enumerar únicamente mis virtudes en vez de mis defectos, que evidentemente son más abundantes que las primeras, pero supongo que soy bastante exigente, más conmigo misma que con los demás; y también considero que soy una persona tolerante y solidaria, de lo cual me siento incluso orgullosa, teniendo en cuenta que vivo en un mundo en el que los extremismos y la falta de empatía son cada vez menos difíciles de encontrar”. Respecto al tiempo libre “lo dedico casi por completo a la música, pues me resulta, al igual que a tantas otras personas, terapéutica. No solo la escucho, sino que también he compaginado el instituto con las enseñanzas musicales profesionales: toco el violín y dos tardes a la semana daba clase en el conservatorio en Granada hasta el estallido de la pandemia. Habrá quien piense que estas clases son como un segundo instituto, y en cierto modo lo es, pero a mí me servía también para desconectar de las clases que daba por las mañanas”. En cuanto a su secreto para lograr unas calificaciones tan excepciones: “Diría que la organización es la clave para mí, lo cual no significa que lo sea para todo el mundo. Me ayuda a repartir bien mí tiempo en vez de perderlo agobiándome y entrar en un círculo vicioso. Por otro lado, creo que soy una persona bastante constante y eso también es importante a la hora de preparar un examen como la PEvAU”.

Marta se declara más musical que literaria –aunque actualmente está leyendo “The girls”, de Emma Cline, y además lo hace en inglés. “escucho desde música clásica hasta el reggaetón, de escucha también obligada si eres de mi edad y tienes un mínimo de vida social. Pero los artistas que más escucho suelen ser más bien lo que se conoce como “alternativo”, indie o R&B”. En relación con la situación que vivimos con la actual epidemia “Yo me considero bastante afortunada en realidad, pues a pesar de tener parientes de alto riesgo ninguno ha sido afectado por el virus. Obviamente, no me ha hecho gracia el haber perdido privilegios tan básicos como salir a la calle o ir al instituto, pero si te paras un poco a pensar te das cuenta de que a pesar de que estás mal, podrías estar muchísimo peor”. En relación con el futuro, Marta se decanta por estudiar Medicina, aunque no sabe si es su vocación. “Lo que sí sé con certeza es que no quiero terminar formando parte de la sanidad privada”. “Algo que me haría mucha ilusión es poder emplear mis conocimientos en ayudar a aquellos que más lo necesitan. Y no es que un español sea menos merecedor del derecho a la sanidad que un sirio, por ejemplo, pero yo, personalmente, considero casi un deber el usar mis privilegios, que poseo simplemente por haber tenido la suerte de haber nacido en un país como este en vez de cualquier otro, para ayudar a aquellos que no los poseen, y aportar todo lo que pueda, por poco que sea, para tratar de hacer la vida tan dura que tienen tantísimas personas (demasiadas) al menos un poquito más soportable”.

María Fortis Valverde, que curiosamente alcanzó su mayoría de edad el mismo día en que se declaraba el Estado de Alarma, el pasado 14 de marzo, es la alumna con la segunda mejor nota de la PEvAU 2020 en Alcalá: un espectacular 13,675. María Fortis, que también ha cursado Bachillerato de Ciencias de la Salud en el IES Alfonso XI, se define como una persona “optimista y con ganas de aprender. Tengo mucha ilusión de empezar la universidad para aprender y conocer a gente nueva. Creo que soy una persona simpática y me encanta ayudar a la gente para que pueda lograr todo lo que se proponga. Entre mis aficiones está practicar deportes como el baloncesto o el tenis siempre que puedo”. ¿Lo más importante para haber destacado en sus notas? “la motivación que he tenido. Desde que era pequeña mi sueño ha sido ser médica y eso me ha hecho poner tanto esfuerzo y dedicación. Creo que lo anterior junto con la constancia en el estudio que he tenido estos dos últimos años, ha sido lo más importante para lograrlo. Sin olvidar la organización que es algo fundamental para acordarme de todo lo que tengo que hacer y estudiar cada día”.

En estos momentos, María está leyendo “El asesino de comparsistas”, de Fernando Macías Grosso, “una saga ambientada en el carnaval de Cádiz en el que van ocurriendo una serie de asesinatos. Además de la música y el deporte, siempre me ha gustado mucho el carnaval de Cádiz dado que creo que es una forma especial de expresar lo que sientes”. Para ella, la epidemia de Covid-19 ha tenido también su impacto sobre el estudio. “durante la epidemia nos hemos tenido que adaptar a un nuevo horario, porque muchos profesores tienen familia y no siempre es fácil conciliar la vida familiar así como respetar los horarios que manteníamos antes de la epidemia por falta de ordenadores o colapso del sistema. En cuanto a las clases online, me he dado cuenta del valor que tienen las clases presenciales. A mí me gusta atender en clase y esto hacia que a la hora de estudiar fuera mucho más fácil aprenderse el temario. Esto ha desembocado en que a pesar de la ayuda de los profesores, haya tenido que demostrar mis ganas de estudiar y he terminado aprendiendo cosas de forma autodidacta”.

Como cabe sospechar, María tiene las ideas claras respecto a su futuro. “Quiero estudiar Medicina en la Universidad de Sevilla ya que creo que es una buena facultad.” En un futuro, una vez terminada la carrera y presentado al MIR, me gustaría especializarme en cirugía pediátrica en el hospital universitario Virgen del Rocío en Sevilla o en el hospital universitario Reina Sofía en Córdoba”.


El alumno con la tercera mejor nota en las recientes pruebas de la PEvAU es Andrés Barrio Martín, de 17 años de edad y que ha cursado Bachillerato Mixto (Tecnológico/Salud) en las Escuelas Profesionales Sagrada Familia, logrando un extraordinario 13.558. Andrés es un chico parco en palabras pero con las cosas claras. “Me considero una persona con inquietudes, que intenta ser crítica a pesar de que muchas veces no lo consiga. Valoro mucho el conocimiento, el arte, el pensar antes de hablar y la naturaleza. Soy un aficionado a los paseos, la naturaleza, la guitarra, el deporte de orientación, la lectura…Respecto a ese 13.558, no cree que haya ningún secreto. “Me parece muy importante el estudiar eficientemente, intentando comprender siempre que se pueda y dejando la memorización como último recurso necesaria solo en algunos casos”. En el terreno literario, Andrés tiene entre manos un libro que se ha convertido en todo un clásico en estos tiempos extraños: “La peste”, de Albert Camus. Si bien “el libro que más me ha gustado ha sido “Los hundidos y los salvados” de Primo Levi, por su análisis de la mentalidad de diversos grupos en la época nazi y el peligro de la irreflexión y la inacción”. Musicalmente hablando “últimamente he escuchado grupos o artistas como Robe o Fuel Fandango”. Como amante de la naturaleza, para Andrés este confinamiento ha supuesto una dura prueba. “Al igual que a todo el mundo: he tenido que aprender a hablar con mi familia y amigos mediante video-llamadas; ha sido una forma radicalmente distinta de aprender temario (haciendo uso de internet, videos, cuestionarios online, auto-aprendizaje) y, además, ha sido duro no poder pisar zonas de las que gozamos los alcalaínos como Los Llanos o los Zumaques durante la cuarentena”. Andrés no duda al responder qué carrera va a elegir. Estudiará Física. En cuanto a su futuro profesional “hay ciertas salidas profesionales en la física interesantes tan diversas como la docencia, la producción de energías renovables, la acústica o la investigación. Todas ellas son llamativas de modos distintos y espero que durante el transcurso de la carrera sepa a cuál quiero dedicarme y si podré”.

Con la cuarta mejor nota de la PEvAU en Alcalá tenemos a Alicia Gallardo Marchal. Con 18 años, esta estudiante de Bachillerato de Ciencias de la Salud en el IES Alfonso XI ha obtenido un 13,38. Alicia se define como una persona “sociable y agradable”, entre cuyas aficiones se encuentran “las típicas de cualquier persona de mi edad: la música y salir con amigos”. Dice no tener secretos detrás de su brillantez, más allá de “un gran esfuerzo por contener la presión que supone la prueba” así como “dormir bien e intentar no auto-exigirme más de lo que podía dar”. En lo que a lecturas se refiere, “un libro que me dejó con muy buen sabor de boca fue Demian de Hermann Hesse. Con respecto a la música “quizá algunos de los géneros más recurrentes en mi repertorio serían el rap, el r&b y el trap, pero ello no quita que me gusten artistas de todos los estilos e idiomas posibles”.

Alicia confiesa haber terminado adaptándose a la situación planteada por la epidemia. “En lo que a los estudios respecta, a comienzos de la cuarentena me costaba muchísimo concentrarme y ser productiva. Sin embargo, me terminé por acostumbrar a esta nueva forma de estudio y me familiaricé con pasar las horas de clase delante de una pantalla, por lo que no he tenido demasiados problemas”.

En cuanto al futuro, una vez más tenemos ante nosotros a una futura estudiante de Medicina. “Con un poco de suerte dentro de algunos meses estaré cumpliendo este pequeño sueño”. “Aunque veo mi futuro profesional como algo quizá aún lejano, me gustaría trabajar como médico en algún hospital, ayudando a la gente y poniendo en práctica todo aquel conocimiento que tanto me habrá costado adquirir”.

Con la quinta mejor nota (13,315) tenemos a Lucía García Sánchez, de 18 años, y única estudiante de bachillerato de Humanidades –en el IES Alfonso XI- en este selecto club. Lucía dice ser una persona “tranquila, reflexiva, tímida o incluso seria. Podríamos decir también que responsable y algo autoexigente. Me encantan la lectura y la fotografía. También me interesan muchísimo los idiomas y me gustaría aprender tantos como fuera posible. Además de lo típico: ver series, películas, quedar con amigos, etc.” ¿La fórmula para su calificación? “No hay ningún secreto, solo esfuerzo y estudiar lo que te gusta”. Lucía es una gran amante de la lectura. “Actualmente, estoy releyendo una bilogía de fantasía dirigida a un público juvenil llamada Seis de cuervos. Aunque también me gusta leer novelas clásicas, la última que leí fue Mujercitas.

Escoger un libro favorito es una tarea difícil, al menos para mí. Podría decir que Jane Eyre, Cumbres borrascosas, Orgullo y prejuicio o el Retrato de Dorian Gray. Aunque si tuviera que decir alguno de los que me he leído este año destacaría la saga de Percy Jackson, que me ayudó bastante a hacer más amena la cuarentena”. En cuanto a música “escucho de todo un poco pop, pop alternativo, indie, rock… Aunque, eso sí, la mayoría de mis playlists están en inglés”.

Si dice haberse visto afectada por el confinamiento. “Estaba acostumbrada a la rutina cotidiana del instituto y no tenerla de repente me afectó bastante. Me di cuenta de que en casa es más difícil concentrarse. También se me hizo duro el no ver a mis familiares y amigos durante tanto tiempo. El hecho de salir de casa no supuso un gran problema, ya que nunca he sido demasiado de salir. Pero después de meses encerrada era algo que me moría por hacer”.

A Alicia le gustaría estudiar Traducción e Interpretación en Granada. “Me gustaría dedicarme a la traducción editorial y traducir libros o incluso a la traducción audiovisual, dedicada a series y películas. Aunque siempre y cuando que me guste mi trabajo, es algo que me da un poco igual”.

Cerramos este repaso a nuestras mentes más brillantes de este curso con José Manuel Nieto Olmo, estudiante de 18 años de bachillerato tecnológico en SAFA, que ha obtenido un 13.297. José Manuel se define como un chico “tranquilo, trabajador, atento y amigable”. “Me gusta mucho aprender idiomas como el inglés, el francés y el alemán. También me llaman mucho la atención los deportes, entre los cuales practico orientación, un deporte que se va haciendo conocer poco a poco y que mezcla la lectura de un mapa con el correr. Y por supuesto salir con los amigos”. Sorprendentes y admirables resultan sus claves para alcanzar la excelencia. “Esforzarse mucho, trabajar duro para poder llevarlo todo al día y no acumular cosas y ayudar a los demás en todo lo posible porque es una de las mejores maneras para aprender. También, para conseguir estos resultados es necesario tener unos compañeros de clase como los que yo he tenido la suerte de tener, que te ayudan en todo lo que uno necesita”.

¿Su libro preferido? “El regreso de Sherlock Holmes" de Arthur Conan Doyle, libro de intriga y de casos por resolver, que son los que más disfruto leyendo. En materia musical “me gustan muchos tipos de música y muy opuestos que van desde el pop hasta algunas canciones de rap, pasando por el flamenco. Pero lo que más escucho con diferencia es el pop de cantantes españoles”. En cuanto a la pandemia “me ha hecho darme cuenta de las pequeñas cosas que disfrutamos en el día a día y que no apreciamos hasta que no podemos hacerlas. Además, la cuarentena ha hecho que pase mucho tiempo con mis padres y mi hermana, lo que ha hecho que mejore mucho la convivencia en casa. Y como todo el mundo, he echado mucho de menos al resto de la familia y amigos. Pero en general, yo creo que una situación difícil como esta también sirve para mejorar como persona”. Finalmente, respecto a sus estudios universitarios “Tengo pensado hacer un doble grado en Granada de ingeniería informática y administración de empresas. Una de las ramas que más me llama la atención es la de inteligencia artificial, por lo que me gustaría trabajar en algo relacionado con ello e incluso montar mi propia empresa. Pero nunca se sabe dónde puede acabar uno, hay muchas salidas y cada una de ellas tiene su toque atractivo”.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Más de 60 niños se benefician de “cheque libro” en Castillo de Locubín
chevron_right
Policía Local extrema vigilancia para cumplir medidas preventivas