HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 16:43 CET
Domingo, 20/09/2020

Alcalá la Real

Fuentes de Oro: el proyecto de una hospedería con leyenda

Manolo Rueda es promotor de un original alojamiento en una antiquísima casa alcalaína en la que, según su propietario, pudo alojarse el mismo Cristóbal Colón

Recreación interior de un patio del edificio.

1

Recreación exterior de una parte del edificio.

2

Recreación del baño termal.

3

Manolo Rueda, junto a sus padres, en la casa de la calle Miguel de Cervantes.

4

De todos es sabido que Alcalá la Real no anda sobrada de establecimientos hosteleros. Por eso, cuando surge un proyecto como el de Hospedería Fuentes de Oro, resulta doblemente interesante conocer sus precedentes. Comencemos, pues, por el principio... ¿Cómo termina un barcelonés como Manolo Rueda planteándose la construcción  de una hospedería prácticamente donde la calle Miguel de Cervantes pierde su nombre, en las mismas faldas de la Mota? Todo fue una sucesión de casualidades que culminaron encontrando un manuscrito de mi abuelo, donde relataba que había nacido en una antigua posada en donde, según decía, pernoctó Cristóbal Colón y que ahora era llamada la “Casa Grande”. Sumadas a las casualidades, llevaba tiempo con ganas de salir de la ciudad y abrir un negocio donde promover el turismo rural y donde ofrecer una serie de servicios relacionados con la salud y con el agua. Soy de los que promueven la recuperación y sanación mediante descanso y bienestar en contra de muchos tratamientos médicos oxidativos y poco saludables. Mi apellido es Fuentes y desde hace años investigo y trabajo en arquitectura saludable y descubrí poco a poco la infinidad de bondades terapéuticas del agua y de los espacios rurales. También la gente que vive en las ciudades después de lo que estamos viviendo con el Covid, busca emplazamientos donde predomine el aire puro y la tranquilidad y es el mejor momento para promover el salto al pueblo.

¿Qué tiene de singular esta “Casa Grande” de la antiguamente conocida como “Casa de los Caños? Para mí muchas cosas, sobretodo relacionadas con mi familia y mi infancia. Pero para los que la visiten no pasarán desapercibidos detalles como que es una casa centenaria, llena de historia, con muros de sillares de tamaños descomunales, arcos de piedra de aspecto medieval, vigas de madera por todas partes, bodegas, y un enorme jardín orientado al sur con vistas imponentes a la Mota. También cuenta la leyenda que fue una gran hospedería que acogió a Colón, también fue una vaquería, hostal y casa privada. Ha tenido muchos dueños y está llena de

chimeneas por todas partes. Cada familia tenía la suya en su rincón, y todo ese encanto que dan las viejas alacenas, los pesebres, y los restos de piedras y pilares antiguos la hacen muy acogedora. Así que tanto encanto y tradición no se podía desaprovechar, ni derribar, que es lo que ahora está de moda en Alcalá. Destruir patrimonio para crear casas insípidas y huecas hechas de hormigón, tóxicas y muy mal aisladas y ventiladas.

El edificio cuenta con 550 metros cuadrados habitables y capacidad máxima para 21 Huéspedes. A elo hay que sumar el gran jardín con su árbol centenario de albaricoques que inaugura unas vistas abiertas y despejadas a sierra nevada y el pueblo. Está en las faldas de la mota, a 900 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo tanto un emplazamiento privilegiado y tranquilo.

Háblenos del proyecto, ¿cómo va a ser la futura hospedería Fuentes de Oro, y a qué público va a estar dirigida? La hospedería Fuentes de Oro va dirigida tanto a público local como a turista ya que su cafetería y espacio lúdico termal estarán abiertos a todo el mundo tanto en época fría como calurosa. Contará con dos piscinas termales, la exterior con vistas a la Mota  y la interior dentro de las antiguas bodegas centenarias. Se abrirá también un pequeño colmado con productos de cercanía y ofrecerá servicios y tratamientos de bienestar y salud.

Por último, como reclamo turístico se creará un recorrido por la Sierra Sur llamado "la ruta del Agua", donde quien quiera podrá descubrir y disfrutar de los espacios lúdicos y termales más bellos de Andalucía mientras descansa en la hospedería.

Usted dirige en Barcelona la empresa Adamantium Group, dedicada a la arquitectura saludable y al diseño de interiores y mobiliario, especialmente para hoteles y tiendas, aunque también para clientes privados. En Alcalá actualmente hay en marcha otros proyectos como el del hotel boutique Palacio de la Veracruz. ¿Cree que iniciativas como esta o la suya propia pueden suponer un revulsivo para el turismo en el municipio? Eso esperamos, yo apuesto por Alcalá y sus maravillas. Además una vez que conoces este pueblo quedas enamorado con su infinidad de lugares y atractivos turísticos. Espero que ampliando plazas hoteleras se pueda promover la Sierra Sur y sus bondades. Además, no olvidemos que en Alcalá la Real y sus cercanías hay un gran culto al agua y existen bellísimos lugares y santuarios muy desconocidos para la gran mayoría. Así, mi intención es convertir este viejo edificio en un espacio termolúdico y promover desde dentro las bondades del agua.

Tenemos Priego de Córdoba, tenemos Santa Ana y la Fuente del Rey, tenemos en Los Tajos, en Mures, en San Marcos nacimientos de agua y emplazamientos con culto al agua, que pueden ser la excusa para crear nuevas rutas y excursiones obligadas junto con La Mota y las conocidas bodegas y almazaras de la tierra. Así, entre el espacio termal y las rutas del agua, hacer que nuestros huéspedes se sientan obligados a volver y así pernoctar alejados del ruido y la toxicidad de las ciudades.

¿Para cuándo Hospedería Fuentes de Oro va a ser una realidad? Desafortunadamente llevamos casi un año y medio atascados con la licencia y con burocracias en la Junta de Andalucía. Son ya varios problemas resueltos pero aún nos falta recibir la licencia de obras mayores definitiva. Los ayuntamientos y sobre todo la Junta de Andalucía son sobreprotectores del casco antiguo, olvidando que a veces vienen inversores con ganas de hacer las cosas bien, y bloquean actuaciones y reformas intentando preservar nuestro patrimonio, sin darse cuenta que las tormentas no dejan de acontecer y las casas se caen por falta de mantenimiento y negativa de los técnicos a conceder licencias de obras mayores de manera ágil y fácil. En nuestro caso, se desplomó y cayó la casa colindante causando daños estructurales y el Ayuntamiento aún conociendo la situación no consiguió acelerar los trámites de la licencia de obras mayores, teniendo que ejecutar las obras de reparación de la fachada con una obra menor. Así que si conseguimos desbloquear el tema de la licencia, puede que en 6 meses la hospedería esté lista y en un plazo de 12 meses la zona termal.

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Vuelve la actividad cultural a la Lonja del Arcipreste
chevron_right
Cotexa lleva sus mallas y tejidos técnicos a más de 40 países