Actualizado: 16:33 CET
Martes, 10/12/2019

Alcalá la Real

Marino Aguilera: “Habrá igualdad y equidad entre los alcalaínos"

El nuevo alcalde, Marino Aguilera, anuncia una nueva etapa de cambio en la localidad presidida por la “transparencia, la colaboración y la humildad”

  • Discurso de Marino Aguilera, nueva alcalde de Alcalá.

El Edificio de la Trinidad encontraba este 15 de junio un momento histórico a la altura de su grandeza, acogiendo el pleno de apertura de la undécima legislatura. Un pleno histórico y singular por muchas razones, que será recordado con poso triste por algunos y trasfondo emocionado por otros. El ambiente previo, en cualquier caso, rezumaba expectación ante la conciencia de vivir una fecha que será seguramente, más repetida que otras en los anales de la historia local.

Con la formación de la mesa de edad, integrada por la concejala más joven entre los electos, la edil de Ciudadanos Paloma Moyano, y el mayor, Miguel Sánchez Cañete, del Partido Popular, quedaba constituida la nueva corporación municipal, llamada a regir los destinos del municipio hasta el futurible horizonte de 2023. En el apartado de lo subliminal, mayoría de promesas entre la bancada socialista, con alguna  contada excepción, y de juramentos en la del Partido Popular, como, por otra parte, viene siendo costumbre.

La aritmética del consumado pacto del viernes no se hacía esquiva, y por once a diez, como en los mejores encuentros, Antonio Marino Aguilera Peñalver, se hacía con once papeletas –convenientemente depositas en transparente urna y voto secreto- suficientes para hacerse con el bastón de mando de la ciudad por el cuatrienio.

Quedaban los discursos, seguramente pocas veces recibidos por los presentes con tanta expectación. Abría el turno el portavoz de Ciudadanos, Ángel Montoro. “Gracias a todos los alcalaínos por hacer posible el cambio”, sus primeras palabras, que conjugaban con el mantra exhibido en campaña. “Queríamos dar futuro a nuestros vecinos, apostar por Alcalá. Se presentan cuatro años en los que poder demostrar todo lo que puede hacer un gobierno alternativo. No defraudaremos. No habrá distinciones. Se abre una época de diálogo, colaboración y apoyo a las buenas ideas. No existe nada más fuerte que una idea a la que le ha llegado su momento. No vamos a olvidar a nadie. Garantizamos trabajo, trabajo y trabajo. No ponemos en duda la evolución que se ha dado en nuestro municipio, pero Alcalá no puede detenerse”, aseguraba Montoro en un discurso que finalizaba al más puro estilo Martin Luther King, “hoy me he despertado y no era un sueño, era el cambio, el cambio de verdad”.

Por el Partido Popular intervenía Mercedes Flores, acaso con el mensaje más conciliador que se ha escuchado en la noble sala de la Trinidad. “Se abre una nueva etapa que da continuidad a la labor de las distintas corporaciones. Tenemos delante el mayor reto y la mayor responsabilidad. El Partido Popular sale a hacer una gestión brillante y contundente, diferente, también con el PSOE, del que esperamos una oposición constructiva. Nuestra acción de gobierno será abierta, sencilla, permeable a las demandas de los ciudadanos”. Entre los retos de la legislatura, Flores enumeró el frenar la despoblación y la degeneración del casco antiguo, mejor atención y servicios para los mayores, potenciar la economía, la industria o el olivar. “Trabajaremos desde la humildad y la cercanía, el fin son ustedes, sus necesidades y esperanzas”.

El portavoz socialista y alcalde saliente, Carlos Hinojosa, reivindicó en su comparecencia los logros de su gobierno y no dejó pasar la ocasión de recordar, como seguramente suceda muchas veces a lo largo de la legislatura que comienza, que el hoy elegido era el primer alcalde en la historia de Alcalá la Real que no había ganado unas elecciones. “Les deseo suerte, ya que sus aciertos y errores incidirán en el futuro de esta ciudad. Nuestros resultados nos legitiman para hacer oposición para un pueblo que ha luchado con uñas y dientes por tener mejor calidad de vida. Velaremos porque no se baje ni un peldaño en la sociedad del bienestar creada. Trabajaremos con dedicación y compromiso, por la igualdad de oportunidades, con honradez; dejamos un ayuntamiento modelo de buen hacer. Realizaremos una oposición leal pero rigurosa, fiscalizando cada actuación y vigilando que nuestro pueblo sea cuidado como merece. Intentaremos proteger los avances conseguidos. Siempre hemos pensado en las personas, sobre todo las más vulnerables. Siempre hemos trabajado por el bien de Alcalá”.


El pleno se cerraba con el discurso del nuevo alcalde electo, Marino Aguilera, quien comenzó recordando a todos los candidatos del Partido Popular y sus antecedentes desde la Transición. “Soy una persona normal y voy a gobernar desde la normalidad”, glosaba Aguilera tomando prestadas las palabras de Adolfo Suárez tras convertirse en presidente del gobierno en 1977. Pero el primer edil ha dejado claro que trae consigo una etapa de renovación. “Les aseguro que el cambio se va a notar. Los alcalaínos han pedido un cambio para mejor. Empezamos una etapa de diálogo, de entendimiento con otros partidos, diálogo que queremos también extender a la ELA de Mures. La alternancia es positiva, necesaria y deseable. Nos obliga a esforzarnos, previene del abuso de poder o de actitudes intimidatorias. Nadie como nosotros sabe lo que es la oposición y somos nosotros los que vamos a dignificarla”, aseguró, antes de adelantar las que, probablemente, sean sus propósitos más aplaudidos y generosos. “Tendemos la mano al PSOE. Formará parte de la junta de gobierno, de las mesas de contratación, etc. en los términos que marca la ley”. “Potenciaremos un organismo abandonado, como es la junta de portavoces. En la calle, todos los actos protocolarios estarán presididos no por el equipo de gobierno, sino por la junta de portavoces, que es la depositaria de la soberanía del pueblo”.

Respecto al nuevo gobierno, garantizó que estará presidido por la “transparencia, colaboración y humildad”, siendo el primer objetivo la realización completa del programa electoral. “El programa quedará expuesto a la entrada del Ayuntamiento y en el despacho del alcalde, me enfrentaré a él un día tras otro”, ha dicho. “Las aldeas contarán con un concejal específico, los pedáneos serán representantes del pueblo ante el alcalde, y no al revés. Serán elegidos en elecciones a las que se presenten ciudadanos libres, no pertenecientes a ningún partido”. “Nos obligamos a atender a todos los que lo requieran y los ciudadanos podrán intervenir de forma directa al final de cada pleno”. “Habrá igualdad y equidad entre los alcalaínos, no ampararemos la desigualdad por razones ideológicas. La grandeza del poder político es estar con la gente, no por encima de ella”. Y para finalizar, unas palabras de reconocimiento a cuatro décadas de gobiernos socialistas. “Reconocemos la labor del Partido Socialista. Cuarenta años han dejado su impronta en la ciudad. Agradecemos a todos los alcaldes socialistas su labor, y ofrezco mi reconocimiento a Carlos Hinojosa”.

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Cristo Rey, premiado en un concurso nacional sobre medio ambiente
chevron_right
Carlos Hinojosa: “La decisión se ha tomado fuera de Alcalá"