HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 11:42 CET
Miercoles, 29/01/2020

Acento andaluz

“Surnormal profundo”

Ésos son los principios de un paisano polifacético que presume de su hermoso acento andaluz, el más bello y sabroso castellano del mundo...

Ea Monguió, hoy ya no tienes que pensar, ya han pensado por ti! Eso me digo muchas mañanas cuando escucho a Iñaki Gabilondo diseccionar algún asunto de actualidad sobre el que no he tenido tiempo suficiente para reflexionar. Esa misma sensación me llega con otros grandes articulistas o comunicadores de este país, pero desde hace 2 años, de manera asidua, con el humorista, actor y presentador Manu Sánchez. Salvando las diferencias, ambos son perfectos para ser plagiados. ¡Son sencillamente imperiales cuando sus mentes entran en funcionamiento!

Sánchez Vázquez -como se presenta para no despegarse de sus orígenes obreros y humildes-, con un verbo fácil y nutrido de conocimiento, estudio y trabajo, combina humor inteligente, rapidez socarrona, análisis certeros y grandes dosis de doble sentido, a la par que sentido común en defensa de la justicia social, el feminismo, los humoristas, la libertad de expresión, las verdades de Andalucía y nuestras señas de identidad.

Con Manu es relativamente fácil sentirse mucho más orgulloso de ser andaluz. Pocos se envuelven mejor en la verde y blanca en un ejercicio identitario contagioso que no nace solo de la loa permanente o la autocomplacencia del amor hiperbólico al terruño sino desde la autocrítica sufrida al afirmar, por ejemplo, que Andalucía “no es el mejor lugar del mundo, porque lo mejor del mundo es el mundo”.

Ahora bien, eso no quita a Manu para saltar como un resorte contra aquellos que identifican al andaluz como un tipo permanentemente gracioso, inculto, que sestea, vive en la fiesta y de la sopa boba. Y es que como dice, no ante el estereotipo verdadero, sino ante la injusticia y el prejuicio del tópico, el andaluz tiene la obligación de reaccionar. Ésos son los principios de un paisano polifacético que presume de su hermoso acento andaluz, el más bello y sabroso castellano del mundo, según Manuel Machado, y que inoculó hasta el tuétano gracias a su maestro Pérez Orozco.

De todo ello habla Manu Sánchez en su estreno literario: Surnormal profundo, prologado por Risto Mejide y apadrinado por el insigne escritor roteño Felipe Benítez Reyes -Premio Nacional de Literatura-. No es poca cosa, ¿verdad? Si se animan, encontrarán al Manu más complejo, estudioso, milimétrico y honestamente crítico, sin que deje de brotar su chispa, su duende y su talento. Una combinación mágica -que algunos obtusos intentan silenciar o cambiar y que afortunadamente saboreamos cada semana en La Ventana Andalucía de la Cadena SER- para reivindicar la surnormalidad de Andalucía que, según espeta, “no debe acomplejarse ni pedir perdón ante la normalidad oficial de quienes viven a 500 kilómetros de la playa y comen bocadillos de calamares”.

COMENTARIOS

chevron_left
El localismo, ¿D.E.P.?
chevron_right
La Andalucía con la que sueño