Actualizado: 17:28 CET
Sábado, 19/09/2020

Zona Franca Cádiz

Cáritas: Hay opciones de participar si nos mueve el interés por ayudar

Entrevista a Vicente Pablo Ortells, director de Cáritas Diocesana de Cádiz. Zona Franca está con ellos

  • Vicente Pablo Ortells.
  • Los perfiles más comunes que piden ayuda son parejas o familias monoparentales con hijos menores y sin empleo, con bajo nivel de estudios o primarios
  • Ante la pandemia, Cáritas tuvo que reaccionar rápido. Es una prueba dura de resistencia ante tanta adversidad
  • Los voluntarios han desarrollado la imaginación y la creatividad para superar las barreras de la Covid para poder seguir ayudando

Vicente Ortells prestó juramento de su cargo como director de Cáritas Diocesana de Cádiz en enero de 2020. Ha estado siempre muy ligado a la diócesis. Aunque nació en Galicia, su trayectoria en la Armada lo vinculó a Cádiz hace años. En la provincia ha ejercido como subdelegado de Defensa en Cádiz y delegado de Historia y Cultura Naval y Conservador del Museo Naval en San Fernando. 

La situación pandémica ha provocado el cierre de muchas empresas y negocios que daban empleo a muchas familias

 

¿Cómo es un día de trabajo normal para Cáritas?

En Cáritas un día normal de trabajo comienza en una parroquiacon equipo de Cáritas. Las personas acuden allí por sí mismas y, en algunas ocasiones, derivados por los servicios sociales de los ayuntamientos. El equipo los atiende de una manera personalizada e inicia el proceso para formalizar la ayuda. Para Cáritas el encuentro de nuestros voluntarios y contratados con las personas que acuden a nosotros es siempre señalado porque, desde nuestra identidad, los pobres son los preferidos de Jesucristo y el encuentro con ellos es como si lo acogiéramos y acompañáramos a Él mismo. Es una gran responsabilidad tener en nuestras manos la vida de muchas personas. No hay nada más preciado para nosotros y hacemos lo posible y, a veces, casi lo imposible por no defraudar a todos aquellos que confían en nosotros.

 

¿Cuál es el perfil de los solicitantes de la ayuda de Cáritas en Cádiz?

Los perfiles, evidentemente, están determinados por las diferentes situaciones por las que están pasando las personas que acuden a Cáritas a pedir ayuda. Los perfiles más comunes son parejas o familias monoparentales con hijos menores y sin empleo, con bajo nivel de estudios o estudios primarios, con problemas para adquirir alimentos o para poder sostener los gastos corrientes de la vivienda... son perfiles que necesitan una labor integral y una gran coordinación entre las entidades que les facilitan ayuda. En algunos casos, hay casos familiares de gran dificultad y que supone que el proceso de ayuda es largo y complejo. A causa del Estado de Alarma y el confinamiento han surgido nuevos perfiles: aquellas personas que vivían al día y sin ahorros, normalmente con cargas familiares, trabajadores eventuales y en economía sumergida, hogares monoparentales, personas mayores solas, empleadas del hogar, hostelería, mercadillos ambulantes y feriante, comerciantes.

Equipo de Cáritas.

En el caso de los servicios de empleo, el perfil medio es de personas desempleadas de nacionalidad española, mujeres de edades comprendidas entre 25 y 45 años, con cualificación profesional baja, con cargas familiares, en situación de vulnerabilidad social y con especiales dificultades para acceder a los recursos formativos de las distintas zonas de la Diócesis o al mercado de trabajo ordinario si no tienen un apoyo integral y personalizado y, por último, los que acuden a los servicios de personas sin hogar responden al perfil de hombres de entre 40 y 60 años, aunque constatamos un incremento de mujeres entre el colectivo. Las situaciones son tan variadas como personas, pero todas ellas coinciden en sufrir exclusión residencial, siendo el principal problema además del de la falta de vivienda, las adicciones y problemas de salud mental.

Formación para el empleo.

¿Cómo habéis vivido en Cáritas la crisis del coronavirus?

Con enorme preocupación, ya no solo por lo que ha supuesto esta terrible emergencia sanitaria para todos y que tanto sufrimiento ha supuesto, sino también porque tuvimos que reaccionar inmediatamente porque todo ocurrió muy rápido. Para Cáritas ha sido un verdadero reto, una prueba dura de resistencia ante tanta adversidad.

Tuvimos que responder a la demanda de ayuda de forma inmediata porque la emergencia sanitaria provocó una emergencia social desde el primer momento y nuestra red de atención se preparó respetando las medidas de seguridad tanto para los voluntarios y contratados como para las personas que ayudamos.

Nuestro voluntariado ha desarrollado la imaginación y la creatividad para superar las barreras que el COVID-19 nos ponía para poder seguir ayudando a las familias que ya acompañamos y para atender a las nuevas que se han acercado a nosotros en estos meses. Nuestro voluntariado ha tenido un comportamiento ejemplar.

Actividad en Cáritas.

¿Qué tipo de demandas solicitan las personas que piden ayuda a Cáritas?

Las demandas solicitadas son para alimentos, productos de higiene personal, medicamentos. También productos de limpieza, productos para bebés, ayudas para pagar la luz, el agua y alquiler. También nos solicitan ayuda para acompañamiento y apoyo a personas mayores solas. Además, soportes informáticos para seguimiento escolar. Nosotros, además de ofrecer estas ayudas, siempre que los recursos lo permiten, les asesoramos para conseguir las ayudas públicas como el Ingreso Mínimo Vital y las Tarjetas Monedero de la Junta de Andalucía y asesoramiento en prestaciones y gestión del ERTE.

Voluntarios de Cáritas.

La crisis sanitaria a obligado a muchos a cambiar su “modus operandi” a la hora de abordar su trabajo. ¿De qué manera se ha visto afectada Cáritas?

Evidentemente se ha visto en la necesidad de adaptarse a la nueva situación adoptando medidas innovadoras para que nuestra ayuda llegue a todos y no se quede nadie atrás sin correr riesgos innecesarios. Se ha priorizado el teletrabajo y se ha incorporado nuevo voluntariado. Se han realizado gestiones de ayudas económicas directamente a los demandantes por distintas modalidades de transferencias bancarias. Proporcionamos mayor fluidez en la comunicación a través de email y teléfonos. En el Estado de Alarma (confinamiento) utilizamos la tecnología para la gestión de recursos y reuniones de coordinación a través de videollamadas.

Cáritas no cierra y como tal hemos tenido que adaptarnos para que la ayuda llegara a todos y que aquellas personas que nos necesitaron pudieran estar contacto con nosotros en todo momento.

 

 ¿Y la respuesta de la ciudadanía?

La respuesta ha sido positiva, en el momento que iniciamos nuestra campaña de captación de recursos, muchas personas se acercaron a Cáritas a contribuir en lo que podían. Gracias a su colaboración hemos podido apoyar el trabajo que los equipos de Cáritas en las parroquias de la Diócesis han estado realizando para que nadie que ha acudido a nosotros se quedara sin ayuda. Pero no solo ha sido la ciudadanía, el tejido empresarial y entidades privadas han contribuido con su generosidad al trabajo de Cáritas. Estos canales de colaboración siguen abiertos, necesitamos las donaciones para poder seguir ayudando. Esto es algo que no pasa con el fin del Estado de Alarma, muchas personas y familias siguen necesitando nuestra ayuda.

Si alguna persona que lea esta entrevista quiere colaborar con Cáritas, puede hacer su donación en la cuenta de donaciones ES98 2103 4000 67 3300000639, o bien a través de migranodearena.org, en el reto Cáritas ayuda a familias víctimas del COVID-19 o a través de la web www.caritas.es/cadiz y el teléfono 956212080.

Voluntariado de Cáritas.

¿Cómo nos describiría el escenario actual tras la cuarentena por la Covid-19?

Nos ha quedado un escenario bastante complicado tras la cuarentena del COVID-19. Valoramos positivamente el decreto del gobierno sobre el Ingreso Mínimo Vital pero no caigamos en el error de considerarlo la solución definitiva al problema de la exclusión social, aunque vaya a permitir que muchas familias en estado de grave exclusión reciban un apoyo importante, no es la solución a la situación y corremos el riesgo de cronificar la pobreza, eso no debe ocurrir. La situación pandémica ha provocado el cierre de muchas empresas y negocios que daban empleo a muchas familias que formaban parte de la “sociedad insegura” que evidenció el último informe FOESSA. Esta “sociedad insegura” estaría al borde de la exclusión social si se produjera una caída de la economía. Esto mismo es lo que ha ocurrido y muchas personas al perder el empleo y, por tanto, el ingreso que sostenía su economía familiar ha caído de nuevo en la obligación de solicitar ayuda para salir adelante.

Equipo de Cáritas.

Has comentado que se puede colaborar con Cáritas haciendo aportaciones económicas ¿puedes contarnos alguna otra forma de ayudar?

Desde Cáritas animamos a la comunidad cristiana y a la sociedad a no quedarse en planteamientos teóricos, sino a convertirnos en parte activa de nuestros intentos de mejorar la vida de las personas y de transformar la sociedad. Esto puede ser de muchas formas, por ponerte unos ejemplos, se puede colaborar como voluntario dando nuestro tiempo, nuestra experiencia, nuestros conocimientos, se puede colaborar donando ropa en los contenedores de nuestro proyecto “Inserta Cádiz”, ofreciendo empleo a la Agencia de Colocación de Cáritas Diocesana de Cádiz si necesitamos cubrir un puesto de trabajo en nuestra empresa o nuestro hogar…  siempre hay opciones de participar si nos mueve el interés por ayudar y por mejorar nuestro mundo.

 

** Contenido patrocinado por Zona Franca

 

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad Ai
chevron_left
"Cádiz debe liderar el contacto desde Europa hacia América"
chevron_right
El presidente de Fegadi: La respuesta de la ciudadanía es "ejemplar"