Actualizado: 21:59 CET
Sábado, 04/07/2020

Jerez

"El fúbol se verá afectado en menor medida que otros sectores"

Antonio Millán, presidente de la Asociación Española de Derecho Deportivo, augura una temporada 2020/21 normal, independientemente de cómo finalice la actual

  • Antonio Millán.

El mundo del fútbol, al igual que los demás sectores de las sociedad española, está atravesando de momentos de incertidumbre ya que es difícil aventurar el futuro cuando no se sabe cuando va acabar este presente de confinamiento general en las casas. Por eso Viva Jerez ha querido contactar con el presidente de la Asociación Española de Derecho Deportivo, el doctor Antonio Millán Garrido, para que, desde su posición analice lo que puede ocurrir con la LFP, Primera y Segunda División, así como con las categorías semiprofesionales de Segunda B y Tercera División,  divisiones en las que están implicados equipos de la provincia.

La normalidad absolita se preve en el mejor de los casos para el mes de junio, aunque algunas la sitúan para mayo. Por todo ello Millán Garrido entiende que "ahora mismo, a mi entender, constituye un atrevimiento hablar de cuándo ycómo puedan reanudarse las competiciones deportivas, en este caso las de fútbol profesional. Aunque, como sabemos, la idea de la Liga es concluir estas competiciones, ello requeriría que, a final de abril, y sólo falta un mes, la situación sanitaria hubiese cambiado favorablemente de forma sustancial, para que en el primer o segundo fin de semana de mayo pudieran disputarse encuentros, aunque fuese a puerta cerrada, con objeto de concluir las competiciones profesionales en un par de meses"

Obviamente el fútbol semiprofesional y amateur va a por otro camino y tener que jugar partidos a puerta cerrada les sería muy gravoso para sus economías.¿Cómo ve el presidente de la Asociación Española de Derecho Deportivo la situación en categorías como Segunda B o Tercera?. " En las competiciones no profesionales, respecto a su reanudación, vale lo dicho en relación a las profesionales. Son escenarios distintos, pero el que puedan reanudarse las competiciones en mayo, con objeto de concluirlas a final o mediados de junio, con el play off a continuación, requiere también quela crisis sanitaria cambie muy favorablemente durante el mes de abril y eso,hoy por hoy, nadie puede predecirlo. Por supuesto, dado que, hasta en el mejor de los escenarios, se mantendría elriesgo de contagio, los encuentros tendrían que celebrarse a puerta cerrada, lo que, en estas divisiones, en las que no siempre hay televisión en directo además del perjuicio económico, impediría el disfrute del espectáculo por partede los aficionados".

Eso es en cuanto al planteamiento de acabar las ligas, pero también hay que ir a lo que esta crisis excepcional puede perjudicar a un deporte tan profesionalizado como el fútbo. En ese sentido Millán Garrido opina que  "como he adelantado al comienzo, no sabemos cómo va a evolucionar en las próximas semanas la crisis sanitaria y tampoco puede aventurarse cuál vaya aser la situación social y económica al término de la misma, aunque las  predicciones no son halagüeñas. Y es esa la que, en estos momentos, me preocupa. El fútbol, tanto el fútbol-industria como el fútbol-deporte, va a resultar afectado por la crisis, como cualquier sector, pero en mucha menor medida que otros. Los clubes (y también los jugadores) deberán asumir, con generosidad,los efectos desfavorable de la crisis, con la seguridad de que van a serayudados por La Liga y por las federaciones, que sin duda adoptarán medidas de carácter solidario que eviten los perjuicios graves sufridos por las entidades con menos capacidad económica. Estoy seguro, en definitiva, de que, sea cual sea la forma de terminación de las actuales competiciones, la temporada 2020-2021 nuestro fútbol estará funcionando con total normalidad. Algo que desgraciadamente no sucederá en otros sectores"

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Una mujer de 86 años, primera víctima mortal por coronavirus en Jerez
chevron_right
La provincia se acerca a los 700 contagios, con solo 22 curados