Actualizado: 14:28 CET
Martes, 21/05/2019

Andalucía

Baeza, el renacer de la Pasión

Baeza, ciudad donde el Renacimiento se muestra en todo su esplendor, cada primavera se convierte en escenario de la muerte, pasión y resurrección de Jesús

  • Paso de misterio de la Santa Cena.

Ciudad de origen antiguo e ilustre, Baeza, declarada Patrimonio Mundial en 2003, se encuentra situada en el centro geográfico de la provincia de Jaén, próxima al Guadalquivir, en un paisaje de tierras fértiles de huertas e infinitos olivares. Ciudad sosegada y tranquila, de incomparable belleza, encierra una concentración arquitectónica en sus calles de difí­cil repetición.

Ciudad donde el Renacimiento se muestra en todo su esplendor, fue inspiración de Antonio Machado y presenta visiones inolvidables a cada paso: palacios e iglesias que alternan con las casas blancas, portadas, pórticos, torres, plazas y fuentes.

Descubrir los rincones de la ciudad nos permite dejar volar nuestra imaginación hasta uno de los enclaves renacentistas más importantes de España, enriquecido por las huellas de la historia de la ciudad. Un conjunto arquitectónico único que invita a ser visitado y del que se pueden destacar la Plaza del Pópulo, el Ayuntamiento, la Plaza de Santa Marí­a, la Catedral, el Palacio de Jabalquinto, la Puerta de Úbeda, la Universidad Antigua, el Palacio de los Majorada, el Convento de San Francisco, la Iglesia de Santa Marí­a del Alcázar y San Andrés, la Iglesia de la Santa Cruz, la Iglesia de San Pablo y el Convento de la Encarnación, entre otros.

Baeza muestra todo su encanto durante su Semana Mayor, la Semana Santa, cuando los olores de la primavera incipiente se mezclan con el incienso y la cera de las velas, y los alegres colores dejan paso a las túnicas de pasión para después celebrar la alegría de la Resurrección, las Bandas de Cornetas y Tambores, las Agrupaciones Musicales nos envuelven con sus notas y este canto desgarrado que es la Saeta.

Y es que la ciudad está ligada a la Semana Santa desde el siglo XV, pues la primera noticia relativa a una hermandad de carácter pasional data de 1411 con la fundación de la Cofradía del Santo Cristo de la Yedra, siendo la más joven del siglo XX la Cofradía de la Santa Cena. Será en el siglo XVI cuando alcance su mayor esplendor.

Actualmente, cuenta con veinte cofradías de Pasión y una de Gloria y desde 1980 está declarada de Interés Turístico Internacional. Además las cofradías baezanas disponen de muy variados enseres, cruces de guía, estandartes, bacalás, gallardetes, faroles, libros de estatutos y un largo etcétera, de los más grandes talleres andaluces, y que aún se siguen engrandeciendo.

Destacar al visitante la mañana del Viernes Santo, en el que desde tiempo inmemorial se viene realizando la Ceremonia del encuentro del Señor con su Madre en la calle de la Amargura. Representa la 2ª, 4ª y 6ª estaciones del Via Crucis en las que se rememora el encuentro de Jesús con la Verónica y la imprimación de la Santa Faz, continúa con el abrazo entre la Santa Mujer y el apóstol San Juan con gran cantidad de movimientos de las tallas articuladas, finalizando con el encuentro de la Madre y el Hijo.

También es tradicional el juego de la bandera en la tarde del Domingo de Resurrección. Para los amantes de la música, el Martes Santo, el Miserere compuesto por Miguel Hilarión Eslava y Elizondo e interpretado a cuatro voces por la Coral Baezana y la Orquesta Sinfónica, en la Santa Iglesia Catedral de Baeza, para la que fue escrito.

Una cocina regada con oro líquido

La cultura gastronómica se asienta en su historia y en su situación geográfica. En muchos de los platos se pueden encontrar influencias culinarias de la cocina romana, judía, islámica, morisca y mudéjar que a lo largo de los años ha sabido fusionarse y encontrar su propio lugar.

Su cocina tradicional está íntimamente relacionada con las materias primas básicas de la tierra y todas ellas regadas por el oro líquido de los campos de olivares de Baeza, el aceite Virgen Extra que está presente de forma ineludible en cualquier plato.

Reseñar entre los platos más autóctonos, el lomo de orza, bacalao a la baezana, ochios o ‘masaceite’, cazuelas, potajes, andrajos, ‘cocido mareado’, pipirrana, etc. y una larga lista de dulces y repostería.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El presupuesto andaluz de 2019 reducirá déficit y crecerá un 3 %
chevron_right
Piden a autoridades francesas que aclaren por qué Invader no declaró