Actualizado: 21:19 CET
Martes, 25/06/2019

Málaga

Aumentan los jóvenes que hipotecan su vida al juego en Málaga

Las principales causas son las campañas de publicidad, la aparición de juegos onine y los bonos gratuitos para atraer nuevos cliente

  • osé Manuel Ramírez (izq), Ana Isabel González (cntr) y Francisco Abad (drch).
  • Los juegos de azar son la adicción que más ha aumento en el último año en España, con respecto a demás drogas u otras formas de dependencia
  • El número de enfermos varones es mucho mayor que el mujeres, mientras que cuando se habla de familiares los datos se invierten
  • Algunos de los enfermos empezaron cuando todavía eran menores de edad

Por el Día sin juegos de azar, que se celebró ayer, Amalajer, la Asociación Malagueña de jugadores de Azar en Rehabilitación, ha alertado del aumento en el número de jóvenes que llegan a la entidad en busca de ayuda para superar esta adicción, además de la bajada en la edad de inicio al juego.

“Cualquiera de estos chavales, de menos de 25 años, te puede manifestar que empezó tonteando con el juego cuando era menor de edad”

Se está experimentado un cambio en el perfil de los jugadores y en la forma de acceder al juego. Las nuevas tecnologías y las campañas de publicidad son la principal causa de este incremento, según el presidente de Amalajer, Francisco Abad.

Además, denuncia que “no se respetan los horarios infantiles” o en los partidos de fútbol cuando los hijos acompañan a los padres, “hay un bombardeo continuo de los juegos online”.

“Al principio la mayoría de las personas que llegaban a las asociaciones eran mayores de 50 años, casados y con hijos, pero a raíz de los juegos online, los salones de apuestas deportivas, esto ha cambiado para crear un problema más gordo, un problema en nuestro jóvenes”.

En lo que va de año, de las 103 personas que han iniciado expediente en la entidad, la mitad (52 enfermos) corresponden a jóvenes de 20 a 40 años, siendo en su mayoría hombres (48), frente a las cuatro mujeres. Una situación que se va agravando según corre el calendario.

“Cualquiera de estos chavales, de menos de 25 años, te puede manifestar que empezó tonteando con el juego cuando era menor de edad” ha asegurado Abad.


El principal problema de comenzar una dependencia a una edad temprana, viene relacionado con las consecuencias que acarrea la persona cuando intenta integrarse en la sociedad. Se trata de una vida hipotecada a las apuestas. Abad ha explicado que “después de dos o tres años de juego se encuentran con créditos por encima de los 12.000 euros”. Lo que les condiciona a la hora de formar una familia o comprar un piso.

A lo que añade, “antes solían llegar acompañados de sus mujeres, ahora llegan acompañados de sus padres y de sus madres”. A los expedientes iniciados, hay que sumar los que se encuentran en tratamiento. 479 son los enfermos, donde vuelven a ser mayoría ellos con 428 y minoría ellas con 51.

Los familiares

Cuando hablamos de familiares las cifras se invierten. “Las mujeres apoyan a los enfermos en el tratamiento. En el caso de los hombres, cuando nos encontramos con una mujer con problemas de adicción tendemos a ocultarla y a amenazarla en muchos casos”, ha asegurado el presidente de Amalajer.

La suma de los acompañantes de expedientes iniciados y en tratamiento son un total de 195, 161 se trata de mujeres y 34 son hombres. En estas asociaciones también se ofrece tratamiento para los familiares.

En cuanto a las problemáticas, la mayoría tienen que ver con apuestas deportivas, juegos online y ruletas.

“Las drogas y las adicciones son los principales problemas de salud pública actualmente, y los juegos de azar es la adicción que más se ha incremento porcentualmente en el último año, con respecto a las demás drogas y adicciones”, ha sentenciado el Jefe de Servicios de Acción e Inserción Social de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud en Málaga, José Manuel Ramírez.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
chevron_left
Catorce millones de euros en plan de ayuda para municipios de Málaga
chevron_right
Peligro de extinción del griego en los centros de educación