Actualizado: 16:42 CET
Jueves, 21/02/2019

Arcos

El Ayuntamiento cierra un capítulo negro en su historia económica

El Ministerio de Hacienda certifica al Ayuntamiento que ya está al corriente de su deuda estatal. El Ayuntamiento recobra la PIE

  • l alcalde y la delegada de Hacienda escenifican el nuevo marco económico mostrando la documentación remitida por el Ministerio de Hacienda al Ayuntamiento.

Si todo esfuerzo tiene recompensa, el Ayuntamiento de Arcos se puede sentir la mar de satisfecho después de que el pasado viernes el Ministerio de Hacienda le confirmara que por fin ya está al corriente de sus deudas estatales, lo cual sienta un precedente en la historia de la gestión económica municipal. Hasta ahora ningún equipo de gobierno había cogido el toro por los cuernos, y ha sido el equipo socialista dirigido por el alcalde Isidoro Gambín el que ha logrado este auténtico “hito”, tras el cual se esconde un minucioso trabajo técnico atribuible sobre todo a la interventora y al tesorero municipales bajo los criterios políticos del equipo de Gobierno.

El nuevo panorama financiero del Ayuntamiento fue expuesto en conferencia de prensa por el propio alcalde y su mano derecha en este sentido, la delegada municipal de Hacienda, María José González, quien recordó cómo el Ayuntamiento accedió en su día a los fondos de ordenación del Ministerio de Hacienda para el pago de su deuda. El 22 de septiembre de 2017 marcó en esta dirección un antes y un después al trasladarse al Pleno un plan de ajuste que permitiría afrontar la financiación extraordinaria para el pago de una deuda fijada increíblemente en 30 millones de euros. Sin embargo, en aquella ocasión el equipo de Gobierno tuvo que afrontar en solitario la operación al sufrir la ausencia del grupo del PP y el desplante de la sesión del grupo Ai-Pro.

A partir de ahí se celebraron diversas reuniones ‘in situ’ en Madrid para mejorar aún más la situación, ya que los fondos disponibles desde el Ministerio solo cubrirían el 80 por ciento de la deuda con Hacienda y Seguridad Social. Estaba pendiente de pago cuatro millones con Seguridad Social y un millón y medio con Hacienda, es decir, casi seis millones.

Así, el Ayuntamiento ha logrado hacer frente a la deuda  inaplazable con la Seguridad Social y Hacienda al haberse llegado a un acuerdo de pago de unos cuatro millones de euros en diez años, con lo que Arcos se sitúa en un marco privilegiado respecto a otros ayuntamientos que no han hecho la tarea económica.  “Gracias al esfuerzo y sacrificio, el Ministerio no ha otorgado un plazo superextraordinario a diez años. Si no nos lo hubiera concedido, habría sido imposible para este equipo de Gobierno poder cumplir con el plan de pago. El Ministerio nos ha agradecido el trabajo realizado y nos ha recompensado con este plazo de diez años porque no se le concede a cualquier ayuntamiento. Así, podemos decir que estamos al corriente de la deuda con Hacienda y Seguridad Social”, matiza la delegada del área municipal.

¿Qué supondrá?
A partir de ya el Ayuntamiento tiene liberada la Participación en los Ingresos del Estado (PIE), 600.000 euros mensuales que el Ayuntamiento destinará al pago de la deuda corriente y al pago fraccionado de esos cuatro millones de euros pendientes. Además, se podrá pagar mensualmente la Seguridad Social y las correspondientes retenciones de la nómina municipal y, lo que es más importante, el Ayuntamiento estará en disposición de sacar adelante el Presupuesto General. Ello implicará una mayor autonomía, si cabe, para poder desarrollar proyectos tan importantes como la terminación de la piscina cubierta climatizada y la entrada en servicio del camping Lago de arcos, como explicaba posteriormente el alcalde. Antes, María José González se reiteró en su agradecimiento a todos los técnicos del departamento de Hacienda que se han afanado para lograr este “hito” económico en la historia del Ayuntamiento.

Respirar mejor
Para Isidoro Gambín, el desbloqueo de la situación económica municipal supone no solo “la noticia del año”, sino “la noticia de los últimos años por encima de otras muchas” respecto a la gestión municipal.

El alcalde recordó cómo la deuda de 30 millones venía “asfixiando” al Ayuntamiento, entre otros motivos porque la demora de pago se saldaba con unos intereses de hasta el 25 por ciento; porcentaje que ahora ha quedado reducido al uno por ciento.
Gambín quiso felicitar no solo a los técnicos, sino al resto de delegados municipales por encajar la política de austeridad que ha dado pie al nuevo marco económico, y muy especialmente a su compañera delegada de Hacienda sobre la que ha recaído el trabajo más duro.

Otras ventajas
No en vano, el acuerdo con el Ministerio no ha sido gratuito, pues el Ayuntamiento se ha visto obligado a ahorrar algo más de tres millones de euros para hacer un pago en efectivo; dinero ya transferido al Ministerio. Así las cosas, junto a la regularización de la contabilidad del Ayuntamiento y la posible aprobación del Presupuesto General, el Consistorio arcense podrá recuperar determinados programas y subvenciones estatales. No obstante, se tendrá que seguir haciendo frente al pago de préstamos ICO.

El consenso, una clave
El equipo de Gobierno es consciente de la importancia de ponerse de acuerdo con la oposición para sacar adelante el Presupuesto General. Así lo exige su situación minoritaria en el Pleno, admite el propio alcalde.  Por ello, espera que, llegado el momento del debate, se produzca el mayor consenso posible, lo cual será complicado en un año “electoral” donde las posturas políticas se suelen extremar o radicalizar.
Gambín aprovechó para asegurar que, en caso de que el Ayuntamiento no hubiera logrado regularizar su situación económica, se habría puesto en peligro por ejemplo la nueva edición de las obras del Programa de Fomento del Empleo Agrario (Profea) prevista a partir de septiembre, con lo que ello supone: un millón y medio de euros para la creación de empleo y mejora de las infraestructuras públicas en el municipio. En suma, Arcos afronta un horizonte mucho más esperanzado en el terreno económico.

Tres años de difíciles decisiones

La opinión pública entenderá ahora el porqué de tres años de recortes en inversiones, obras y proyectos, lo cual, desde la óptica del equipo de Gobierno, era una tarea de coherencia y sentido común, pensando en el futuro de la ciudad y de sus habitantes. Por ello, el ejecutivo espera que los sucesivos equipos de gobierno miren con lupa su gestión económica para no dañar los intereses públicos, de ahí el llamamiento a la responsabilidad que hacen el alcalde y la delegada de Hacienda. “Vamos a terminar el mandato con una situación económica muy diferente y con posibilidades de poder recibir subvenciones, pagando las nóminas y recibiendo más ingresos sin subir los impuestos”, concluía Gambín.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
6.300 kilos de basura del río
chevron_right
AxSí critica “el estado de abandono” del polígono El Peral