Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Sábado 25/06/2022  

Huelva

Cumbres de Enmedio, el municipio onubense donde la ómicron sigue siendo una letra griega

Andalucía mantiene a 32 de sus casi 800 municipios libres de coronavirus, una lista en la que destaca esta pequeña localidad, que no ha registrado ningún caso

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Ayuntamiento de Cumbres de Enmedio.

La comunidad andaluza mantiene a 32 de sus casi 800 municipios sin casos de coronavirus, una lista en la que destaca Cumbres de Enmedio, el pueblo de la sierra de Huelva que ha logrado impedir durante casi dos años que la covid traspasara sus muros.

De hecho, esta localidad de poco más de 50 habitantes censados forma parte de los siete municipios sin casos en la provincia de Huelva, pero con la particularidad de que ninguna de las variantes del coronavirus ha afectado a sus vecinos, que se protegen entre ellos para que así sea.

Así lo explica a Efe María Carranza, una de las pocas vecinas que este domingo se encontraba en una de las calles del pueblo, adornadas todavía con motivos navideños, ya que la gente sale lo menos posible, a la espera de que la pandemia pase completamente.

Su hijo Mario, de 14 años, acude a diario al cercano instituto de Cumbres Mayores, y asegura que allí, a pesar de ser un pueblo más grande “sí se ve a gente sin mascarilla, que entra en los sitios y dice que se le ha olvidado y no se la pone”, algo inviable en Cumbres de Enmedio, donde la autoprotección es "ley" entre sus vecinos.

Desde el inicio de la pandemia, en este pueblo de la sierra solo han sufrido un “susto” y fue el 26 de enero de 2021, cuando saltaba la alarma en la localidad al publicarse que se había registrado el primer caso de la enfermedad, aunque en realidad ocurrió en la vecina Cumbres Mayores.

La población de Cumbres de Enmedio se mantiene estable desde hace muchos años -ha ganado dos habitantes, según la última revisión del padrón- y actualmente cuenta con 53 personas censadas (29 hombres y 24 mujeres) con una media de edad bastante alta.

Pero el censo no es estable, muchos vecinos acuden al pueblo solo los fines de semana y también algunos turistas buscando la tranquilidad de un lugar en el que, literalmente, el ruido no existe, no hay bares ni tiendas, y toda la vida se estructura en torno a las aproximadamente cinco calles con las que cuenta.

Entre las personas que viven "a caballo" entre este pueblo y otro lugar se encuentra Remedios Pérez, que pasa los días laborables en el municipio onubense de Aljaraque, mientras que los sábados, domingos y festivos se refugia en la paz de la sierra, donde explica a Efe que el silencio que llena el aire solo se rompe los martes, cuando el camión que reparte las bombonas de butano recorre las calles.

“Sabemos que hay personas mayores, de modo que cuando venimos procuramos mantener las distancias y no estar mucho tiempo con ellos”, asegura.

Esa misma actitud la mantienen los tres o cuatro jóvenes censados -con edades entre los 18 y los 24 años-, al igual que las personas que se dedican a comprar a demanda lo que sus vecinos necesitan y que ponen los productos ante su puerta para que no se tengan que mover de sus casas.

La vida transcurre así en el municipio con ayuntamiento propio más pequeño de Andalucía, que es noticia cada vez que se celebran elecciones, ya que acuden a las urnas unos 40 vecinos y, porcentualmente, la participación es de las más altas de España. 

TE RECOMENDAMOS