HOY ES NOTICIA:
Actualizado: 08:17 CET
Domingo, 25/02/2018

El Miguel Hernández del 37 en las ‘Rutas Jahencianas’

La visita recorrió diversos espacios públicos y monumentos contextualizando la estancia del poeta en la ciudad durante la Guerra Civil

Autor en Andalucia Información
  • Aurora Guzmán
  • Jaén
Publicado: 19/03/2017 ·
22:23
Actualizado: 19/03/2017 · 22:23

Un total de 60 personas han participado en la ruta jahenciana ‘Un paseo por el Jaén hernandiano’, organizada por programa ‘Jaén Genuino. El pasado sí tiene futuro’ de VIVA JAÉN, para conmemorar el 75 aniversario de la muerte del poeta Miguel Hernández (Orihuela 1910-Alicante 1942).

Con la colaboración de los guías de Cláritas Turismo Kevin Izquierdo y Luna Biedma, los jienenses conocieron la relación del poeta con la capital jienense, a través de monumentos de la ciudad y teniendo como referencia el contexto de la Guerra Civil Española.

Miguel Hernández llegó a la capital el 2 de marzo de 1937 y se marchó el 12 de junio del mismo año, aunque no vivió el bombardeo que se produjo en la capital (1 de abril), ya que se encontraba desplazado en Extremadura. Y es que de los apenas tres meses que residió en Jaén, Miguel Hernández estuvo mucho tiempo fuera.

En ese período se casó en Orihuela con Josefina Manresa, con la que pasó su luna de miel en la capital. La visita recorrió diversos espacios públicos y monumentos contextualizando la estancia de Miguel Hernández en la ciudad durante la Guerra Civil Española.

Arrancó en la plaza de San Ildefonso y continuó en la calle Bernabé Soriano, ante la sede de la Asociación de la Prensa. Y es que en Jaén comenzó su relación con el periodismo, con el diario ‘Frente Sur’, donde también firmaba con el pseudónimo de Antonio López. Ante la Diputación, los guías recordaron que cuando se publicó el poema ‘Aceituneros’, hoy letra del Himno de la Provincia, se desplegó en la fachada del Palacio Provincial un mural con los versos de éste y unas ilustraciones del poeta.

En la calle Llana se reconoce una placa que identifica la casa en la que se hospedó, el antiguo palacio del Marqués de Blanco-Hermoso, y los guías explicaron aspectos más personales del poeta. En la plaza de Santa María se centraron en el bombardeo en la ciudad y cómo la Catedral fue cárcel provincial.

En la plaza Cervantes, aprovechando que fue la ubicación de la cárcel vieja, se recordó la última etapa del poeta, desde que se marcha de Jaén hasta que muere en la cárcel de Alicante, en 1942, con 31 años. La visita concluyó en el refugio antiaéreo de la plaza de Santiago.

Las entradas para las visitas de los días 24 y 31 de marzo, con un grupo de 60 personas cada día, están agotadas.

 

COMENTARIOS