Actualizado: : CET
Sábado, 24/02/2018

Las cofradías, en la Feria del Carmen

Son tres las bajas de este año, pero ya son varias las que dejaron de montar en años anteriores y la solución no es fácil.

La BBC vuelve a escena ante el mejor Alavés
Autor en Andalucia Información
  • Desde mi palco
Publicado: 12/07/2017 ·
19:13
Actualizado: 12/07/2017 · 19:15

Decía Conrado Rodríguez, concejal de Comercio y Turismo del Ayuntamiento de San Fernando, en la presentación del programa de la Feria que la ausencia de hermandades no es sólo por las tasas y que el año que viene volverán. Ojalá, pero hay razones para pensar que no será así.

Son tres las hermandades de peso que no están este año en la feria. Y el año que viene pueden ser más, y no sólo por cuestión de las tasas, sino muchas más del día a día, que sólo se conoce si se habla con caseteros y feriantes, si se vive la feria desde temprano, hasta tarde y al margen de actos políticos y de fotos.

No puede ser que un casetero vaya a conectar la manguera de luz y vea que la caja donde lo hacía no está. Que se ha desplazado a otra torre y que ahora no llega. Comprar esa manguera de cable es caro, y nadie va a gastar más de lo que tiene previsto. Y eso, es responsabilidad municipal.

No es normal que al lado de una caseta se pongan los aseos y que cuando se limpien, las aguas lleguen a tu caseta. No es normal que Ferias como Sevilla, Jerez, El Puerto de Santa María o Sanlúcar de Barrameda tengan casetas de hierro y más baratas y que sólo Chiclana y San Fernando tengan casetas de aluminio. ¿Lo entienden?

No es normal que un altar de Corpus tenga más premio que un concurso de casetas, como tampoco que no se valoren los nacimientos navideños adecuadamente.

Hay muchas cosas que no son normales. Es cierto que la cosa puede reconducirse, pero para ello hay que saber escuchar, o en este caso leer. Lo que no se puede es querer mantener una esquema, un plano y una feria como la que fue, cuando los tiempos han cambiado y nada es lo que era.

Y por otro lado, yo personalmente no creo en promesas políticas de subvenciones o ayudas, sobre todo porque eso debe aprobarse en un presupuesto. Creo más propio rebajar tasas en las ordenanzas fiscales y sobre todo que haya reflexión.

COMENTARIOS